A la rica cena al fresco
Estas terrazas naturales, frescas y animadas por el jaleo de pájaros nocturnos, se convierten en un improvisado salón al aire libre.
Las islas verdes que nos ofrece nuestra ciudad son el lugar idóneo para pasar las noches de verano. Estas terrazas naturales, frescas y animadas por el jaleo de pájaros nocturnos, se convierten en un improvisado salón al aire libre, donde podemos cenar a gusto con los amigos o la familia.

Uno de estos espacios verdes, cada día más frondoso, es el parque de la Buhaira y la Huerta del Rey. Espacios de ocio, donde la vegetación y el agua se han mezclado desde tiempos almohades. Y, aunque han pasado muchos años y casi fueron olvidados por la ciudad, ahora aparece relucientes y muy a mano.

En el corazón de la Huerta del Rey encontraremos un quiosco, La Huerta de la Buhaira, un bar nuevo. Ahora, en verano, sólo abre cuando refresca, a partir de las ocho, y llena sus mesas con familias, parejas y algún que otro extranjero.

Es un sitio ideal para cenar con distintas raciones o quedarnos un rato y disfrutar de una copa relajada en un entorno vegetal.

Su carta contiene un poco de todo, carnes a la brasa, chacinas, pescado y platos fríos. Piden mucho el rollito de espárragos trigueros o el de tomates aliñados con melva.

Además, aquí, podremos conocer espacios con historia y ahora renovados. Como el restaurante La Basílica, de los mismos dueños que este bar, junto al parque de la Buhaira y que se construyó en lo que iba a ser una basílica ideada por Aníbal González, de la que Alfonso XIII puso la primera piedra y que nunca llegó a construirse; o el centro cívico, en el pabellón neomudéjar del s. XIX.

La Huerta de la Buhaira

* Avda. de la Buhaira s/n (Jardines). Teléfono: 955 990 717. Abren todos los días de 20.30 a 01.00 horas. Medias raciones: 5 euros.