Un muro en forma de valla en Vallellano
Un muro en forma de valla en Vallellano.
Cuando acaben las obras, los vecinos tendrán un motivo doble de alegría. Por un lado, porque tendrán unos jardines remodelados donde llevar a sus hijos o pasear tranquilamente. Por otro, porque no tendrán que rodear todos los jardines y hacer 300 metros para realizar un recorrido sólo de treinta. Y es que los jardines se han vallado a lo largo y ancho y no hay manera de cruzar por ellos. La solución, dar la vuelta hasta que duren las obras.