La Policia Local ha abierto una investigación para esclarecer si un niño de 10 años ha sido maltratado por sus padres, tal y como denunció el miércoles a los agentes que se personaron en un domicilio de Castellón tras ser avisados por el padre porque, supuestamente, el menor se encontraba muy nervioso y no podía controlarlo, según informaron este jueves fuentes del Ayuntamiento de Castellón.

La Policía ha transmitido la denuncia al juzgado y el menor ha quedado bajo la tutela de sus abuelos paternos hasta que la investigación determine si existen los supuestos malos tratos, después de que un medico forense valore la situación del niño y el juez dictamine si se ha de adoptar alguna medida cautelar, indicaron las mismas fuentes.

Así mismo, los padres del niño han tenido que presentarse hoy ante un técnico de la Conselleria de Bienestar Social para aclarar las circunstancias relatadas por el menor.

Avisó el padre

Manifestó a los agentes que era objeto de malos tratos por parte de sus padres, los cuales, según dijo, le pegaban y le amenazaban

Los hechos se produjeron a las 23.00 horas de ayer, cuando, tras el aviso del padre, los agentes se personados en una vivienda de Castellón, en la se encontraba el menor.

El niño, llorando y muy nervioso, manifestó a los agentes que era objeto de malos tratos por parte de sus padres, los cuales, según dijo, le pegaban y le amenazaban con ingresarle en un centro, según informaron fuentes policiales.

El menor, que aseguró no querer estar con sus padres, también manifestó que era motivo de burlas en el colegio donde realiza los estudios. Al parecer, el padre del niño se encuentra en tratamiento psiquiátrico, y los agentes observaron en él varios cambios de actitud, puesto que lloraba y pasó a un estado muy nervioso durante la permanecía de la patrulla en el domicilio.

El menor manifiestó no tener ninguna señal de golpe o hematoma producida por sus progenitores, por lo que no fue trasladado a ningún centro de salud, pues los malos tratos son psicológicos, según señaló el niño, aunque dijo que había recibido en alguna ocasión bofetones en el rostro, de los cuales no presentaba signo alguno, según las mismas fuentes.