Los portavoces de los grupos parlamentarios en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso registraron en la Cámara Baja la proposición de ley que permitirá una reforma parcial del Código Penal para endurecer las sanciones en materia de seguridad vial.

La iniciativa, que no cuenta con el apoyo del PP y del PNV, según informaron a Efe fuentes parlamentarias, contempla penas de prisión para quienes sobrepasen los límites permitidos de velocidad o de alcohol.

En concreto, según ha adelantado la cadena Ser, la reforma establece que se podrá castigar con penas de dos a cinco años de cárcel a aquellos conductores que, por su comportamiento temerario, pongan en peligro la vida o la integridad de las personas.

La reforma se aplicará a partir de las navidades de este año
La reforma legal que endurece los castigos se va a poder aplicar antes de que termine el año con la medida alcanzada esta mañana en la Cámara Baja.

Nuevas tasas de alcoholemia

En la práctica, se va a modificar las tasas de alcoholemia, por lo que si un conductor supera los 1,2 gramos de alcohol por litros de sangre será considerado delito, y podrá acabar en prisión si un juez lo decide.

En cuanto a la velocidad, los índices máximos cambian: en autopista y autovía, superar en 70 km/h por encima del límite fijado en 120 será considerado delito; y en ciudad, circular 60 kilómetros por encima del máximo por una calle de una gran ciudad también será tomado en consideración para el procesamiento penal.