Bruce Springsteen
The River le valió a Bruce Springsteen su primer número 1 en ventas de EE UU. ARCHIVO

Bruce Springsteen ha entrado en el Top 20 de 20minutos.es con mucha fuerza. Siete días después de ingresar en nuestra lista, el Boss se ha proclamado campeón con "Pay Me My Money Down", destronando a la colombiana Shakira.

Pero la historia de amor entre Springsteen y los números 1 viene de lejos. En 1980, siete años después de que viese la luz su primer disco -Greetings from Asbury Park- el cantautor consiguió colocar su quinto álbum, The River, en el primer puesto de la tabla de ventas de su país, EE UU.

Hasta entonces, canciones como "Blinded by the Light", "Badlands" y sobre todo "Born to Run" se habían ido incorporando a las listas de éxitos estadounidenses, pero tuvieron que llegar temas como "Hungry Heart" y "The River" para que el éxito llegase también en las ventas.

The River fue el primer gran éxito de ventas del Boss

El primer "doblete" vino en 1984. Ese año el disco Born in the U.S.A. colocó a Bruce en la cima de los álbumes más vendidos tanto en EE UU como en el Reino Unido. La canción que da nombre al disco sonó en las emisoras de medio mundo, aunque otros singles como "Glory Days" y "Dancing in the Dark" -con una jovencísima Courtney Cox en el videoclip- le pisaron los talones.

Los dos trabajos siguientes, Live 1975-85 -un recopilatorio de directos con The E-Street Band- y Tunnel of Love volvieron a triunfar en Estados Unidos. Y en 1992 salieron, del tirón, Human Touch y Lucky Town. La doble apuesta -los discos compartían hasta un diseño de portada muy similar- fue un éxito, no tanto en EE UU como en Reino Unido y España.

En los años siguientes Springsteen publicó principalmente discos recopilatorios y grabaciones en directo, entre las que se incluye un unplugged en la MTV.

El sabor del triunfo tardaría diez años en volver. En 2002, y tras vivir los atentados del 11-S, el Boss publicó The Rising, un disco que surgió de las cenizas pero en el que Bruce se declara partidario del resurgir. El álbum alcanzó el número 1 en ventas en EE UU y Reino Unido, además de un digno cuarto puesto en Australia.

Después vinieron Devils & Dust, que pegó fuerte en el país de origen de Springsteen, y, entre otros, Hammersmith Odeon London '75 y We Shall Overcome: The Seeger Sessions. El último disco de Springsteen en salir al mercado, Bruce Springsteen with The Sessions Band: Live in Dublin, ha arrasado en el país en el que se grabaron los temas que incluye: Irlanda.