«La sociedad no sabe
Jose Pablo Arriaga.
Los artesanos vascos están enfadados; por este motivo han organizado una muestra itinerante que visitará diferentes pueblos de Euskadi. Hasta este domingo estará en Markina. Portugalete, Las Arenas y Laudio son algunos de los lugares previstos para los próximos meses. Hablamos con José Pablo Arriaga, promotor de la iniciativa.

¿Cómo se le ocurrió la idea?

En la Euskal Denda de Durango expuse un arcón tradicional vasco desfigurado que perdía toda su funcionalidad. Los demás artesanos estuvieron de acuerdo con la reivindicación y comenzamos a trabajar en ello.

¿A quién va dirigida esta protesta?

A la sociedad, que no sabe lo que es la artesanía vasca, miran el precio y no se dan cuenta de que es una pieza única; y a las instituciones, que la usan como riqueza cultural, pero no nos apoyan.

¿De qué trata la exposición?

Son piezas en huelga, tiendas que han bajado la persiana y están cerradas. Hemos cerrado las piezas para que no sean funcionales, una pelota cuadrada, una banqueta en la que no te puedes sentar, un arcón cerrado a cal y canto…

¿Qué problema tiene la artesanía en Euskadi?

Está en agonía. Esta exposición también es una autocrítica, porque los que nos dedicamos a esto no somos capaces de hacer piezas que entren bien en el mercado. Y tampoco somos capaces de unirnos para funcionar debidamente.

¿Cómo definiría una pieza de artesanía?

Un pueblo se basa en su identidad y la artesanía es parte de él; si se pierde, se perdería un trozo de nuestra cultura. Hay que valorar lo que puede ser una pieza comercial o una de artesanía.

¿Cómo llevan a cabo esta reivindicación?

Más de treinta artesanos se han sumado a la queja y cada uno expresa su enfado a su manera, a través del cuero, la piedra, el metal o el papel.

Es una exposición totalmente distina al resto...

Sí. La gente debe verla no como si estuviera paseando en un centro comercial, sino intentando ver la dedicación que hay detrás.

BIO. Este joven artista proviene de una familia con mucha tradición en el sector de la artesanía. En el pasado, su abuelo y su padre se dedicaron a este arte, y ahora es él quien ha cogido el relevo y trabaja creando arcones tradicionales desde hace más de 15 años.