La Casa de Acogida de mujeres maltratadas vivió un año negro en 2006. Tras el descenso experimentado en los últimos ejercicios, la cifra de usuarias se disparó y aumentó un 51% al pasar de 31 a 47  víctimas. También creció la cifra de menores que llegan a la residencia con sus madres –de 21 a 25 niños–.
Pero no sólo se notó un incremento en el piso de acogida.

También son muchas más las mujeres que disponen del servicio de telealarma como medida de protección ante sus maltratadores. Si en 2005 eran seis las víctimas que disponían de estos teléfonos móviles, al cierre de 2006 eran 22 las beneficiarias de este servicio. Casi se multiplicaron por cuatro en apenas un año.

Cada vez más solteras

Todos estos datos los pone sobre la mesa la última memoria del Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento, que también destaca que en los últimos años las usuarias han pasado de ser mujeres casadas a solteras. Se mantiene la tendencia a que las víctimas lleguen a la residencia cada vez en peor estado físico y psicológico. De hecho, se realizaron obras en el piso para mejorar la comodidad de las mujeres embarazadas o con lesiones.

Aunque el Ayuntamiento cree un éxito el programa de inserción laboral de la Xunta, subraya que «las mujeres que encontraron trabajo desde la Casa de Acogida tienen contratos bastante precarios, con salarios mínimos y horarios complicados».

La violencia doméstica se ha cobrado cuatro víctimas en Galicia en lo que va de año, dos en la provincia de A Coruña. La última fue enterrada ayer en Cee.

El juzgado abrirá el día 30

A partir del próximo día 30, las coruñesas víctimas de violencia contarán con un juzgado específico para tratar sus casos. Tendrá que juzgar a una media de dos maltratadores al día. De hecho, los últimos datos judiciales disponibles desvelan que cada año se registran unas 1.000 denuncias. Además, en 2006 se emitieron 639 órdenes de protección y 142 coruñesas se beneficiaron del llamado salario da liberdade, creado por la Xunta para independizar a las maltratadas.