El martes, sobre las 21 horas, un individuo de mediana edad que acudió al servicio de urgencias del Virgen del Rocío intentó agredir al facultativo que debía atenderle. Según denunció ayer el Sindicato Médico de Sevilla, el presunto agresor le exigió que le atendiera «de forma inmediata y se le cursara el ingreso en planta». El médico le respondió que sus síntomas no eran de extrema urgencia, por lo que debía esperar su turno. En ese momento, el paciente sacó un cuchillo jamonero de 40 centímetros de hoja y comenzó a amenazar al personal de urgencias. Fueron los médicos de guardia los que consiguieron reducirlo, ya que, según la denuncia del sindicato, los servicios de seguridad del hospital tardaron varios minutos en llegar. Para el Sindicato Médico, este suceso pone de manifiesto «la ineficacia e insuficiencia de las medidas de seguridad del Virgen del Rocío».