Creen que se han violado cuatro directivas europeas. Greenpeace ha solicitado al Parlamento Europeo que la Comisión Europea investigue la contaminación química y reactiva del polo químico situado junto a Huelva capital.

Los ecologistas también han pedido el cese de vertidos, que el área se declare instalación radiactiva y la realización de un estudio epidemiológico para conocer el impacto de los fosfoyesos en la salud de los onubenses. Greenpeace se basa en estudios del Servicio Andaluz de Salud y de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que demuestran que la mortalidad por cáncer en Huelva es la mayor de España.

Sin embargo, para la Asociación de Industrias Químicas y Básicas (AIQB) de Huelva, la incidencia de las balsas de fosfoyesos es «irrelevante».

Su presidente, Gerardo Rojas, defiende que la industria química cumple con los preceptos legales. «Las empresas están sometidas a auditorías con criterios más exigentes que la normativa vigente», asegura.

No quieren contaminación

La Mesa de la Ría ha convocado un acto de protesta para el sábado, día en el que se constituyen los nuevos ayuntamientos.

El colectivo ha hecho un llamamiento a los vecinos para que se concentren a las puertas del Ayuntamiento de Huelva y pedirle al nuevo Gobierno local que acabe con la contaminación en la ciudad.