Francisco San Martín
Francisco San Martín.

Casi 300 votos le convertirán el 3 de julio en el decano del Colegio de Arquitectos. No esperaba una victoria abultada –su rival y decano en funciones cosechó 155–, pero intuía la necesidad de un cambio.

¿Por dónde va a empezar?

Por las cuestiones de régimen interno. En Málaga se tarda unos 25 días en visar un proyecto y en otras ciudades, tres o cuatro. Este retraso es culpa de la maquinaria burocrática que se ha ido creando en el colegio. Hay que reducir al mínimo la burocracia.

Las torres de Repsol aún colean. ¿Necesita Málaga un edificio emblemático?

Los edificios altos tienen que llegar para que la ciudad adquiera autoestima, aunque en los 60 y 70 se hicieron barbaridades, como en el paseo marítimo Ciudad de Melilla.

¿Qué opina de los minipisos?

Este fenómeno viene por el alto precio de la vivienda. Hay una fractura social porque la gente joven no puede comprar una casa. No puede ahora ni podrá dentro de diez años. El problema hay que atajarlo y los políticos se echan la pelota unos a otros.

¿Y la limitación del PGOU a un mínimo de metros cuadrados construidos para los nuevos pisos del centro?

Me parece un grave error. Se debería legislar sobre la superficie mínima que deben tener las habitaciones para que el espacio sea suficiente.

¿Cómo sienta que traigan a arquitectos internacionales para hacer proyectos locales?

Interesan edificios de calidad y no firmas, al revés que en los últimos años. Cuando un municipio quiere justificar algo, trae un arquitecto estrella y éste hace como quien diseña campos de golf pero jamás ha pisado uno. Si llega un arquitecto extranjero y aporta algo mejor a la ciudad, bendito sea.