Los trabajadores del astillero vigués Metalships&Docks estiman que tienen al menos un año de trabajo asegurado con la entrada en sus gradas del yate procedente de Factoría Naval de Marín (que había sido propiedad de Fernández Tapias), y se mantienen a la espera de que la entrada de China Sonangol en su accionariado se refleje en nuevos contratos.

Así lo ha manifestado el presidente del comité de empresa del astillero, José Fernández, quien ha subrayado que, pese a que no tienen noticias en firme de nuevos encargos, la plantilla trabaja a pleno rendimiento en labores de reparación de barcos y en el acabado del yate procedente de Marín.

De hecho, ha explicado que el comité está negociando con la dirección la posibilidad de implantar el doble turno de trabajo y eliminar las horas extras.

Sobre nuevos contratos, José Fernández ha explicado que la entrada en el accionariado (con un 33 por ciento) de China Sonangol todavía no se ha concretado en anuncios firmes de nuevos contratos. Así, una de las exigencias del comité cuando se anunció esta operación había sido que, además de que se mantuviese a la plantilla y al cuadro directivo sin cambios, se garantizase carga de trabajo.

El presidente del comité ha recordado que la actividad de Metalships está condicionada por la bajada del precio del petróleo y los escasos encargos en el ámbito del offshore, aunque la dirección "transmite tranquilidad porque hay negociaciones abiertas".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.