La rotura de un oleoducto operado por la compañía Plains All-American Pipeline en el condado de Santa Bárbara, del estado estadounidense de California, ha provocado el vertido de más de 80.000 litros de petróleo en el Océano Pacífico, según han informado las autoridades locales.

El accidente ha tenido lugar en torno al mediodía de este martes y no ha sido controlado hasta las 15.00 horas (hora local), según han explicado los equipos de la Guardia Costera. La mayor parte del crudo se ha ido filtrando a través de unas alcantarillas al Pacífico, tal y como ha detallado el diario local Los Angeles Times.

Finalmente, según ha explicado la compañía que opera el oleoducto, la alcantarilla ha sido bloqueada para evitar que más petróleo fluya hasta las costas de Santa Bárbara. Las autoridades federales, estatales y locales se han desplazado hasta el lugar de los hechos para investigar las causas de la fuga y coordinar los esfuerzos de limpieza.

Así lo ha anunciado la portavoz de la Oficina de Prevención y Respuesta a Derrames de California, Alexia Retallack, quien ha dicho que, por el momento, no pueden precisar la cantidad de crudo que se ha vertido. Los funcionarios de la Guardia Costera, por su parte, han asegurado que se han derramado más de 80.000 litros.