Los partidos políticos con más posibilidades de estar presentes el próximo mandato en el Ayuntamiento de Málaga (PP, PSOE, IU-Málaga para la Gente, Ciudadanos y Málaga Ahora) contemplan en sus respectivos programas electorales, consultados por Europa Press, diversas iniciativas turísticas para la capital de la Costa del Sol y una apuesta en la que coinciden: que la ciudad sea más habitable y que los viajeros disfruten de todo el territorio y no sólo del centro histórico.

La principal baza del candidato del PP a la reelección, Francisco de la Torre, es lo hecho en este mandato y el salto experimentado por la ciudad, que ha superado el millón de visitantes y los dos millones de estancias; además de los nuevos espacios museísticos como el Centre Pompidou o el Centro Colecciones del Museo de Arte Ruso de San Petersburgo.

Con lo hecho, De la Torre plantea avanzar y que haya otros puntos que concentren actividad turística, como Tabacalera, el espigón de La Térmica, acondicionándolo como zona de varado para jábegas y pesca tradicional; Pedregalejo y El Palo, reforzar el mantenimiento y limpieza de las playas, haciéndolas más accesibles aún; la creación de las 'smart beach', para que los usuarios puedan conocer en tiempo real las condiciones ambientales, los servicios que ofrece, la ocupación a través de una página web y dispositivos móviles.

El programa de los 'populares' se compromete a impulsar nuevos eventos feriales de turismo de salud, impulsar la capital como ciudad de compras con la marca 'Málaga Shopping City'; instalar una oficina de turismo en el distrito Este; crear la submarca 'Málaga, ciudad de museos' así como potenciar la Semana Santa.

Apuesta por rutas de gastronomía temáticas, menús de degustación de platos locales, un plan de acción para volver a ser puerto base de cruceros, potenciar la promoción en destinos emergentes, la declaración de los Verdiales y la Semana Santa como Patrimonio Inmaterial de la Unesco y del centro histórico como Patrimonio de la Humanidad, una nueva guía de monumentos, potenciar el segmento de naturaleza, con la creación además de un concurso de fotografías; digitalizar parte de la señalética en la vía pública, un evento gastronómico anual propio y potenciar la marca Picasso.

Precisamente, el programa de la candidata del PSOE a la Alcaldía, María Gámez, propone actividades lúdicas y promocionales en el centro, denominado Distrito Picasso, junto al sector hostelero. Así, habrá eventos todo el año y en verano se proyectará un espectáculo de luz y sonido en la falda de la Alcazaba y el Teatro Romano sobre la historia de la ciudad y sus principales figuras.

Los socialistas estudiarán con las fundaciones Ciedes y Madeca el impacto del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol como centro de conexiones internacionales ('hub') y serán partícipes del diseño de la estrategia del aeródromo a medio y largo plazo; además de potenciar el Foro de Turismo y "reorientar" el plan turístico ante nuevos retos y la "posible saturación del modelo actual".

El PSOE iniciará, asimismo, en caso de que gobierne en la Casona del Parque, una ronda de contactos con grandes cadenas hoteleras mundiales, teniendo en cuenta que la oferta de máxima categoría podría duplicarse en 2020.

Un calendario de eventos mensuales para gestionar la estacionalidad, crear productos turísticos locales enfocados a los cruceristas, coordinar con las navieras el transporte de viajeros desde la estación marítima al centro, potenciar el turismo idiomático, la rotulación de comercios, vías urbanas y servicios públicos en varios idiomas y un presupuesto conjunto de promoción de productos culturales y turísticos son otras de las propuestas.

Asimismo se ve gran potencialidad en el turismo cinematográfico, el deportivo, de salud, ecológico y de naturaleza, con asistencia a las principales ferias y a las especializadas. Además, se plantea que Málaga se convierta en proveedora de conocimiento turístico y impulsar mejoras en el servicio de coches de caballos.

Málaga sostenible

Desde IU-Málaga para la Gente, en su programa se incide especialmente en criticar la política de museos del equipo de gobierno actual del PP y en reclamar un modelo turístico diferente que evite masificación y tematización, recordando los problemas originados entre habitantes y turistas en zonas masificadas, como ha ocurrido en Barcelona.

Esta coalición aboga por un crecimiento basado en la sostenibilidad. "No podemos reproducir los errores de la década pasada y basar toda la economía en turismo y construcción", señala, al tiempo que inciden en la planificación, regulación normativa, promoción, calidad del destino y también del empleo.

Regular la oferta no reglada, delimitar zonas de posible saturación, revisar las ordenanzas de vía pública, ampliar hacia el este los límites del conjunto histórico artístico (zona del Limonar) y también del barrio de la Victoria, poniendo en valor, además, espacios como el Acueducto de San Telmo.

Málaga para la Gente incide en nuevos productos turísticos, fomentar la autenticidad y diferenciación de la oferta, bonificaciones en el IBI a los hoteles que abran todo el año así como en la defensa de los productos de la tierra. Para ello, impulsarían un concurso de cocina tradicional, una feria del vino, de los aceites de oliva virgen extra así como una escuela de cocina.

Málaga Ahora asegura en su documento para el próximo mandato que la ciudad no podrá ser atractiva y amable para el turismo si no lo es para su propia gente, de ahí que el bienestar de los habitantes sea prioritario. Su modelo entiende el capital turístico como uno de los principales motores de la economía y puesta en valor de cultura, tradición y formas de vida.

"Consideraremos de especial relevancia el turismo responsable y sostenible por su facilidad para generar rentas más distribuidas a empresas locales, con mayor capacidad de fijación de la clientela, desestacionalizador y favorecedor de empleo de calidad", sostienen.

El programa de Ciudadanos tiene como propuesta estrella la anunciada Málaga Pass, una tarjeta que permita a los turistas visitar monumentos, museos y otros espacios además de contar con descuentos en comercios y restaurantes. En estos momentos existe en la ciudad la Málaga Card, que ofrece similares prestaciones a los turistas.

Según han indicado a Europa Press desde C's, permitiría "modular nuestra oferta e incluso dirigir a los viajeros con descuentos hacia donde queremos, como puede ser el Jardín Botánico, por ejemplo".

Ser puerto base de cruceros, impulsar el turismo sanitario con la creación de hoteles o residencias donde puedan ir los pacientes extranjeros con todas las comodidades y, a la vez, disfrutar de la oferta de la capital.

El programa apuesta por complementar el Museo de Málaga, pendiente de abrir en la Aduana, para que sea un Museo de la Historia de Málaga, incluyendo un recorrido por Teatro Romano, Alcazaba y la propia pinacoteca. "En Málaga historia nos sobra".

El mar también es fundamental para esta formación; de hecho, apuestan por un Museo Marítimo donde se explique qué abarca el Mar de Alborán, la fauna marítima de la zona, las artes de pesca y, en definitiva, diferenciarse y dar valor añadido a la oferta actual, "basada en museos franquicia que etán bien pero hay que apostar por lo nuestro".

El deporte y su vinculación turística también es importante para la ciudad, en este sentido, han apostado por una escuela de vela y que los malagueños y visitantes puedan acudir a sacarse el carné y también instalar en la plataforma de San Andrés una piscina de aguas profundas para que una persona no tenga que ir en barco, bajar hasta 30 metros, la gasolina y todo lo que conlleva sino que se meta los días que necesite en la piscina y se saque el título, algo muy interesante también según C's para los extranjeros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.