La Fiscalía presentó ayer sus conclusiones. El primero en declarar de este grupo fue el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, quien lamentó que algunos hayan intentado «desesperadamente» encontrar «una trama policial a la que convertir en responsable último de los atentados» y a otros autores distintos a los que apuntaba la investigación, como a ETA.

Así, aseguró en la cuadragésimo sexta jornada del juicio por el 11-M que «todas las pruebas apuntan a que estos personajes perpetraron los atentados», en referencia a los 28 acusados que se sientan en el banquillo.

En cuanto a los explosivos, Zaragoza afirmó que el hecho de que los peritos que los analizaron no se pusieran de acuerdo, «no quiere decir que neguemos la posibilidad de que lo que estalló sea Goma 2 ECO». «Está descartada la presencia de Titadine (la que suele emplear ETA)», aseguró.

Por su parte, la segunda fiscal en declarar, Olga Sánchez, atribuyó al acusado Rafa Zouhier «un papel determinante» en la trama de  los atentados, ya que facilitó a los islamistas el acceso a los explosivos. Sánchez repitió, además, en varias ocasiones, que la intervención de tropas españolas en Irak impulsó que la masacre se llevara a cabo en Madrid.

Piden la absolución

Por otro lado, las defensas de los 28 acusados (en un principio eran 29, pero el pasado 4 de junio el tribunal absolvió a Brahim Moussaten) solicitaron ayer la absolución de sus clientes y que se declare la nulidad de la vista oral por considerar que faltan pruebas que certifiquen su culpabilidad.