Las tarifas eléctricas subirán una media ponderada del 1,81 por ciento para los consumidores domésticos a partir del próximo 1 de julio, según la propuesta de Real Decreto que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha enviado a la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

Por el contrario, las tarifas del gas natural, que también deben ser revisadas, se mantendrán sin cambios.

Suben todos los tramos tarifarios

De acuerdo con la propuesta elaborada por Industria, la llamada tarifa social, a la que se pueden acoger los usuarios domésticos que consumen menos de 2,5 kilovatios (4,5 millones en total), subirá un 1,5 por ciento.

El tramo que más sube es el de los que más gastan, unos dos millones de usuarios
Para los clientes domésticos cuyo consumo está comprendido entre 2,5 y 5 kilovatios, que son la mayor parte (más de 15 millones), la subida será del 1,86 por ciento.

Por último, la subida para el tramo que va de 5 a 10 kilovatios (casi 2 millones) será del 5 por ciento.

La subida media ponderada, que tiene en cuenta el número de consumidores en cada tramo, se sitúa en el 1,81 por ciento, según explicaron fuentes de Industria.

CNE, la próxima en decidir las tarifas

El borrador de Real Decreto refuerza la independencia de la CNE, ya que a partir del 1 de julio de 2008 será el regulador energético, y no el ministerio de Industria, el que elaborará la propuesta de tarifas.

Las próximas tarifas no las decidirá el ministerio de Industria sino la CNE
La CNE, que recibió el borrador el pasado viernes, dispone de diez días para emitir su informe, que no será vinculante.

El Real Decreto de Tarifas deberá ser aprobado por el Consejo de Ministros antes del 1 de julio, fecha en la que tiene que entrar en vigor.