Un cirujano de Sevilla, para quien el fiscal pide dos años de cárcel y cuatro de inhabilitación como médico, dijo hoy en el juicio que el paciente "no presentaba ningún indicio de alarma" ni "signo clínico sospechoso de rotura de los puntos", que fue lo que le produjo la muerte por peritonitis.

En el juicio que hoy comenzó en el juzgado penal 13 de Sevilla, el acusado A.V.D. manifestó que el paciente falleció por una flebitis desarrollada tras la extirpación de una parte del colon, pero añadió que el enfermo "no presentaba ningún signo clínico sospechoso de deshicencia de los puntos de sutura".

Se trata de una complicación "para la que no se puede hacer ninguna prueba para detectarla", dijo al juez.

Homicidio imprudente

La Fiscalía le imputa un presunto homicidio imprudente por no detectar la rotura de los puntos de sutura que causaron una peritonitis y la muerte del paciente M.F.L., de 43 años, tras ser operado el 27 de noviembre de 2001 en una clínica privada de Sevilla.

A partir del quinto día de convalecencia, como consecuencia de la rotura de los puntos, el paciente comenzó a desarrollar fiebre alta de 39 grados, acompañado de sudoración, hipotensión y dolor a la palpación.

El acusado "obviando las más elementales normas de la 'lex artis' no prescribió la realización de un TAC abdominal, ecografía intestinal o cualquier otra prueba que confirmara la aparición de dicha complicación", según el fiscal.

El 8 de diciembre, el paciente fue operado de urgencia para realizar un aislamiento del intestino y drenaje del abdomen, pero falleció ese mismo día "dada la gravedad del cuadro clínico", según el fiscal.

La muerte se produjo por peritonitis fecaloidea y, según la acusación, "el fatal resultado pudo haberse evitado de practicarse la operación de urgencia el quinto día de postoperatorio, en el que el paciente presentaba una clínica altamente sospechosa de deshicencia de la sutura, pues en ese momento la peritonitis era muy localizada y pudo evitarse el shock séptico".

Junto a los dos años de cárcel, el fiscal solicita cuatro de inhabilitación para ejercer la Medicina, así como el pago de una indemnización de 96.614 euros a la viuda del fallecido y de 40.255 a cada uno de sus hijos, de 19 y 14 años.

La viuda, que declaró como testigo, aseguró al juez que el acusado "nunca le habló de flebitis" y sin embargo le reconoció que "los puntos se habían ido por dentro".

La letrada de la acusación particular, por su parte, hizo hincapié en que el día de la operación, el cirujano acababa de concluir una guardia de 17 horas en la Sanidad pública y en día 5 de diciembre, cuando se desataron todos los síntomas, acababa de realizar una guardia de 24 horas.