Las obras de restauración en la Catedral compostelana ya han comenzado. Varios andenes rodean la fachada de la plaza de A Quintana para proceder a la reparación del pasillo semicircular que rodea el Altar Mayor del templo, también conocido como girola, informa El Correo Gallego .

Los trabajos, que están a cargo de la empresa compostelana Neorsa, terminarán la renovación y restauración, previsiblemente, en un plazo máximo de dos meses. El objetivo principal de esta intervención es mejorar las condiciones de humedad y ventilación del pasillo que da acceso a la imagen del Apóstol y que soporta cada año la aglomeración de miles de personas. Aunque los trabajos están teniendo lugar en la época de inicio de las peregrinaciones y se mantendrán, por lo menos, hasta el mes de julio, no afectarán al culto de los fieles ni supondrán la irrupción eventual de las visitas de los peregrinos.

El presupuesto destinado para la rehabilitación, a cargo de la Consellería de Cultura y de los fondos europeos, asciende a unos 120.000 euros. Durante estos primeros trabajos de rehabilitación, se prevé la restauración del revestimiento interior de la estructura, renovando la carpintería y reparando la cubierta. Por último, se procederá al encintamiento de las fachadas exteriores.

Próximas actuaciones

Esta primera intervención está incluida en un ambicioso plan de choque, que integra a su vez la rehabilitación del Pórtico de la Gloria, así como la Capilla Mayor y el museo de la Catedral. El acondicionamiento de la girola es el paso previo a la restauración de las bóvedas y los arcos del Altar, ya que las pinturas murales de la cúpula casi no se distinguen debido al alto deterioro de la superficie, que aparece cubierta por hongos de pudrición y manchas de las anteriores humedades.

El estado de conservación de los arcos no es mucho mejor, ya que la pintura de los dibujos originales se desprende con facilidad debido a su consistencia arenosa. Esta segunda parte de la actuación, que incluye la reparación del Altar Mayor y el Pórtico de la Gloria, está prevista que culmine para el próximo año santo, en 2010. Este plan de choque asciende a tres millones de euros, gracias a un convenio entre la Consellería de Cultura, el Cabildo catedralicio, el Arzobispado de Santiago y la Fundación Barrié de la Maza.