La llegada de inmigrantes a las costas españolas volvió a ser este fin de semana noticia.

Un cayuco con 139 inmigrantes llegó el domingo al puerto de Santa Cruz de Tenerife remolcado por una embarcación de Salvamento Marítimo, que lo había localizado a unas 30 millas del litoral, a la altura del municipio de Güímar.

Los inmigrantes son todos varones africanos, están en aparente buen estado de salud y entre ellos hay nueve menores, informó el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, que presenció el desembarco en el puerto.

Partieron hace 13 días

Una vez más hemos sido testigos de un acontecimiento desgarrador y emotivo, porque estas personas se juegan la vida

Según las primeras declaraciones de los inmigrantes, partieron hace 13 días de la zona de Casamans, al sur de Senegal, cerca de la frontera con Guinea Bissau, explicó Segura.

El cayuco, construido en madera, tiene unos treinta metros de eslora y venía equipado con dos motores, uno de sesenta caballos y otro de cuarenta, además de un GPS y un compás marítimo.

Segura indicó que los inmigrantes serán trasladados a dependencias del Cuerpo Nacional de Policía y, tras ser puestos a disposición judicial, pasarán a uno de los centros de retención de inmigrantes.

"Una vez más hemos sido testigos de un acontecimiento desgarrador y emotivo, porque estas personas se juegan la vida", subrayó José Segura tras presenciar el desembarco de los inmigrantes que viajaban hacinados en el cayuco.

Interceptados 15 marroquíes en Ceuta

También ayer, la Policía Local de Ceuta detuvo a 15 inmigrantes, todos ellos procedentes de distintas localidades del norte de Marruecos, cuando habían conseguido acceder de manera irregular al territorio nacional a través de la frontera que separa Ceuta de Marruecos.

Las detenciones se han producido en los dos últimos días en unos controles establecidos por los agentes para reducir la presencia de estas personas que suelen cruzar el paso fronterizo ilegalmente, según informaron a Efe fuentes policiales.

Los inmigrantes fueron localizados en distintas calles de la ciudad y todos carecían de cualquier tipo de documentación para poder acreditar su identidad.

Los detenidos, la mayoría jóvenes varones procedentes de Castillejos y Tetuán, han sido llevados a la frontera para ser entregados a las autoridades marroquíes en aplicación de la vigente Ley de Extranjería.

Detenidos antes de partir

Por otra parte, las autoridades marroquíes detuvieron a 35 ciudadanos de países subsaharianos, en las costas del Sáhara Occidental, cuando preparaban su traslado por mar a las Islas Canarias, informaron ayer fuentes oficiales.

Un primer grupo de 28 subsaharianos fueron detenidos a unos 18 kilómetros al norte de la ciudad de Tarfaya, mientras que otras siete personas fueron detenidas a 5 kilómetros al norte de la ciudad de El Aaiún, la capital administrativa del Sáhara Occidental.

Los subsaharianos fueron detenidos en el marco de las redadas realizadas por las fuerzas de seguridad marroquíes para frenar la inmigración ilegal.