Dos días. Eso es lo que ha durado el ayuno del preso etarra José Ignacio De Juana Chaos que fue ingresado el pasado miércoles en la prisión de Aranjuez, donde fue trasladado desde el hospital Donosti de San Sebastián.

Hambre

Según fuentes de los sindicatos de Prisiones, De Juana cenó el viernes y ha desayunado este sábado, abandonando así la postura de no ingerir alimentos ni recibir asistencia sanitaria que había adoptado tras su reingreso en la cárcel.

Sin embargo, el interno no comunicó en ningún momento a la Dirección de Instituciones Penitenciarias que estuviera en huelga de hambre, mientras que sí lo hizo en las ocasiones anteriores en las que mantuvo esta protesta.