Unas monjas castellano-leonesas han demostrado que beber cerveza de modo regular ayuda a reducir los niveles de colesterol, según los resultados de un estudio divulgado el jueves.

No obstante, la mala noticia es que el estudio también demostró que la cerveza no tiene que contener alcohol, ni consumirse en grandes cantidades.

El lúpulo, el ingrediente mágico

"El lúpulo, uno de los ingredientes principales de la cerveza, podría tener beneficios sobre el metabolismo oxidativo, disminuyendo los niveles de colesterol total y triglicéridos", dijo en un comunicado el Centro de información Cerveza y Salud.

No es necesario consumir la cerveza con alcohol ni tampoco es bueno tomar grandes cantidades
Aún así, el experimento no pareció haber ganado muchas adeptas en la comunidad de religiosas que tomó parte del estudio, elegidas por su vida ordenada y dieta equilibrada.

"La verdad te digo, si la necesitara para bajar el colesterol o lo que fuera la seguiría tomando, pero así por tomarla no, porque no me gusta" dijo a TVE sor María José.

Medio litro al día

Cincuenta monjas bebieron medio litro de cerveza sin alcohol al día durante 45 días y después estuvieron seis meses sin probar la bebida. Entonces tomaron 400 miligramos de lúpulo durante 40 días.

"Cuando me miraron el colesterol resulta que ponía casi trescientos no sé cuantos más y en ese momento vino la cerveza y bajé a 210", dijo a TVE sor María Jesús, madre priora del Monasterio Cisterciense de San Miguel de las Dueñas.

El resultado fue una reducción del 6% en el colesterol total entre aquellas que lo tenían alto.

"Nosotras nos prestamos a hacer ese bien a la humanidad", dijo sor Almerinda Álvarez al diario El País.

Participaron religiosas de los conventos cistercienses de Santa María La Real, Santa María de Carrizo y San Miguel de las Dueñas, en la provincia de León.