Dos chicas, a la salida de un instituto ayer en Zaragoza
Dos chicas, a la salida de un instituto ayer en Zaragoza. (F. SIMÓN)
La llegada del buen tiempo está dando más de un quebradero de cabeza a los profesores de secundaria. Las minifaldas o pantalones extremadamente cortos o las prendas que dejan ver la ropa interior están a la orden del día y son motivo de frecuentes llamadas de atención e incluso sanciones a los alumnos. 

La mayoría de los institutos zaragozanos recogen en su reglamento normas que apelan a la "higiene y el decoro" en la indumentaria de los jóvenes. Prendas como las gorras o los pantalones por encima de la rodilla (en el caso de los chicos) o los grandes escotes y las faldas minúsculas (para ellas) están vetadas en los centros.

Las sanciones por no cumplir el reglamento varían en función del instituto. "Primero les explicamos que no pueden venir a clase como si fueran a la playa. La mayoría de los problemas se resuelven con esta charla", comenta el director del IES Ramón Pignatelli.

Las medidas son más drásticas para los reincidentes. Así, hay centros que mandan un aviso inmediato, vía móvil, a los padres y otros que incluyen una falta leve en el expediente del alumno.

En los casos más extremos, los responsables de los institutos mandan a los alumnos de vuelta a casa a cambiarse de ropa. "Hace poco mandamos a dos chicas a casa para que se pusieran algo más decente y volvieran después", aseguran en el IES Félix de Azara.

El uso del velo en el aula, sin regular

Los institutos no tienen una norma común que regule el uso del velo islámico. La mayoría aseguran que las alumnas deciden no llevarlo por iniciativa propia, aunque hay excepciones. Así, en un instituto de Torrero señalan que hay una joven que lleva el velo sin problema porque, explica el director, "si se dan clases de religión católica, no podemos discriminar el resto de opciones". En otros, sin embargo, prohíben su uso. "Un padre se llevó a su hija por esto, pero son las normas", señalan en un centro de Delicias.

Más problemas con las chicas. Los docentes aseguran que las chicas son las que menos respetan las normas en lo que a indumentaria se refiere, sobre todo en los últimos cursos de ESO. "Además, desatan conflictos en el centro. Hace poco, una minifalda demasiado corta provocó una pelea en el recreo", aseguran en un instituto del Actur.

Ojo a los pantalones bajos. Una de las principales cruzadas en los institutos es contra la ropa interior que asoma por encima de los pantalones. "La moda es una cosa y las normas del instituto, otra, y no es normal que los alumnos nos vayan enseñando los calzoncillos o el tanga", se quejan los profesores.

Cuidado con el maquillaje y con los móviles. El maquillaje excesivo tampoco está bien visto en los institutos, aunque no es objeto de sanciones a los alumnos, como tampoco lo son los piercings o los tatuajes. Por su parte, el uso del móvil y de aparatos de música, está prohibido en la mayoría de los centros.