MÉS per Inca se ha comprometido este sábado a retirar el proyecto actual de la Variante Norte de Inca y ha propuesto alternativas para mejorar la movilidad en Inca.

Así, la formación apuesta por la apertura de calles ya planificadas, la creación de una red de carriles bici y rutas escolares.

El candidato de MÉS per Inca, Biel Frontera, ha explicado que "aún esperamos la respuesta a diferentes alegaciones que presentamos al proyecto el pasado verano".

Según Frontera, "gracias a la firme oposición que han demostrado diferentes colectivos se ha conseguido que el Consell no haya licitado las obras esta misma legislatura", pero "es una victoria parcial, ya que algunos partidos tienen la intención de seguir adelante con el mismo proyecto".

Por su parte, Margarita Puigserver ha expresado que "MÉS se compromete a promover la retirada de este proyecto en el Consell de Mallorca.

"Es una propuesta desproporcionada. En cualquier caso, queremos dar solución al problema de acceso a la carretera de Selva-Lucas, por lo que buscaremos una alternativa menos impactante con el territorio, el paisaje y las personas", ha dicho.

Biel Frontera ha destacado que MÉS per Inca presentó el pasado mes de julio una alternativa que suponía conectar la carretera de Alcúdia con la carretera de Selva con un nuevo vial a la altura del IES Berenguer d'Anoia.

Biel Frontera también ha destacado que la formación propone dos medidas más para solucionar los problemas de congestión de la avenida de Lucas: la finalización de la trama de calles ya prevista en el Plan General (calle del Obispo Morro, calle Pío X y la calle de Ramón Desbrull) y l implantación de los caminos escolares para favorecer que los alumnos lleguen a pie a los colegios de la zona.

El miembro de la candidatura de MÉS per Inca ha explicado que estas son dos de las medidas del programa de movilidad de la formación.

Biel Frontera ha destacado que desde MÉS realizarán un Plan de Movilidad sostenible y ecológico, que apueste por el uso de la bicicleta, para el acceso tranquilo y seguro de los peatones y donde se estudie a fondo las mejoras que se pueden introducir en la circulación en Inca.

Así, proponen la creación de diferentes aparcamientos disuasorios alrededor de la ciudad, y un especial cuidado en la solución sistemática de puntos negros de movilidad como aceras y accesos a edificios públicos.

Igualmente consideran que se debería abrir la calle del Puig de Massanella en Cristo Rey.