Alternativa Galega de Esquerda (AGE) ha trasladado su apoyo a las familias que "no quieren someter" a sus hijos a la reválida en tercero de educación Primaria, una prueba que la formación ve "antipedagógica y competitiva".

"Más de 22.000 niños gallegos serán sometidos a una prueba estandarizada, sin fines educativos, cuyos resultados no van a formar parte del expediente académico y que servirán únicamente para comparar el rendimiento del alumnado de diferentes centros", ha denunciado AGE.

Para el diputado Ramón Vázquez, con esta medida "se reduce la evaluación educativa a un ejercicio de comparación estandarizada, de medición de rendimientos, de ranking escolar con el que certificar el éxito o fracaso de personas y escuelas".

"La psicología, la pedagogía, la didáctica han demostrado desde hace tiempo que la evaluación debe ser continua, dirigida a reconducir el adecuado desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje", ha asegurado.

Y es que, conforme ha indicado, la evaluación continua, partiendo de la evaluación inicial, "permite hacer los ajustes necesarios para garantizar el correcto desarrollo académico y personal del alumnado así como el diseño de medidas de refuerzo y apoyo para aquellos alumnos que presenten dificultades.

"Estos deben ser los fines de la educación y no someter nuestro sistema educativo a la dictadura de informes que, como el Pisa de la OCDE, hacen mediciones dirigidas, condicionadas y con frecuencia descontextualizadas de la realidad objeto de evaluación".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.