Artur Mas
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, con una rosa el día de Sant Jordi. TONI GARRIGA / EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este jueves ante una treintena de corresponsales de medios internacionales que en lo que depende de él, que "es mucho", las elecciones catalanas serán el 27 de septiembre.

No pueden impedir que la gente vaya a las urnas y transforme las elecciones en un plebiscitoMas ha hecho estas declaraciones durante un encuentro con corresponsales extranjeros —sin presencia de prensa nacional— que ha mantenido en el Palau de la Generalitat coincidiendo con Sant Jordi, como ya hizo el año pasado y los últimos 11 de septiembre. Según un comunicado de la Generalitat, han asistido periodistas de medios alemanes, brasileños, británicos, daneses, franceses, italianos, estadounidenses y suizos, entre otros.

Acompañado del secretario de Asuntos Exteriores y de la UE en la Generalitat, Roger Albinyana, Mas ha explicado a los periodistas la situación del proceso soberanista y ha acusado al Estado de hacer "todo" lo posible para "abortarlo", según el comunicado de la Generalitat. Aunque ha avisado de que "lo que no pueden impedir —el Estado— es que la gente vaya a las urnas con motivo de las elecciones y las transforme en un plebiscito sobre la soberanía de Cataluña".

Mas ha denunciado la "poca calidad democrática" y la "miopía política total" del Gobierno del PP por "la enorme virulencia" con la que, en su opinión, está atacando el proceso soberanista catalán.

No todo depende de él

Ante las preguntas de los corresponsales sobre el calendario electoral, Mas ha aseverado: "En lo que depende de mí, que es mucho, las elecciones en Cataluña serán en septiembre, el día 27". Sin embargo, ha remarcado que no todo depende de él y ha puesto como ejemplo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decida convocar elecciones generales antes de la fecha prevista —se esperan para finales de año—. "¿Podría influir en nuestro calendario? Deberíamos hablarlo en Cataluña", ha señalado.

Durante el encuentro, el presidente catalán ha reiterado su queja hacia a ERC porque entiende que el pacto del pasado enero por el que se acordó el adelanto electoral no se está cumpliendo, ya que CiU pierde "algunas votaciones en el Parlament que no se deberían perder", como por ejemplo la del consorcio sanitario de Lleida u otra sobre la tasa turística.

"No quiero trasladar que no tengamos ningún tipo de estabilidad parlamentaria, porque sería falso", ha puntualizado el presidente, que ha añadido que, aunque "no la tenemos garantizada al 100%, en este momento el esquema es estable". El miércoles sembró dudas sobre la fecha de las elecciones al decir que "previsiblemente" serán el 27 de septiembre.

Abiertos al diálogo

En cuanto a las próximas elecciones generales, el líder de CiU se ha mostrado confiado en que habrá "una situación mejor que la actual, sin una mayoría absoluta del PP, lo que seguramente ya facilitará el diálogo", aunque no prevé que otra mayoría en el Congreso de los Diputados signifique un cambio "de 180 grados".

Sobre el apoyo internacional al proceso soberanista, Mas ha admitido que el Govern está "feliz" cuando ve que "un país extranjero aparece como neutral", que es, a su juicio, "la posición más inteligente" porque, a estas alturas, nadie sabe qué pasará en el futuro con la relación entre Cataluña y el Estado, según el comunicado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.