El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha reiterado este jueves sus críticas a AENA y le ha demandado "más cariño" para analizar las demandas de construcción de una nueva terminal en el Aeropuerto Tenerife Sur, obra que ve viable en base a sus beneficios.

En rueda de prensa, ha señalado que el proyecto se debe hacer "en colaboración" con el Cabildo, que está dispuesto incluso a aportar fondos y coordinar los trabajos con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), dado que el aeropuerto es la "prioridad número uno" porque es la "entrada y salida" del desarrollo económico de la isla.

Alonso ha dicho que en breve, una delegación insular se reunirá con la directora general de Infraestructuras para trasladarle esta demanda, y ha incidido en que hay "recursos suficientes" para acometer una ampliación justificada tras el incremento de nuevas rutas.

Además, ha pedido la puesta en funcionamiento de la terminal T2, que está a la espera de unas pequeñas obras de acondicionamiento para que, según Alonso, se pueda utilizar en 2016 como terminal "de entrada y salida".

Aún así, ha dicho que esta medida, si bien "aliviaría" la situación de congestión de los pasajeros, "no solucionaría el problema a medio y largo plazo" ya que en 2020, aproximadamente, se van a superar los 10 millones de pasajeros y se va a alcanzar la "saturación" en poco tiempo.

Haciendo una comparativa con el aeropuerto de Málaga, de similares características al de Tenerife Sur, ha dicho que tiene 40 pasajeros por metros cuadrado —88 en Tenerife Sur—, y pérdidas de cinco millones y una deuda de 1.000 otros millones, mientras que el aeródromo tinerfeño gana 100 millones y no tiene deuda. "Estoy seguro de que Aena finalmente entrará en razón", ha explicado.