Un alumno de segundo de ESO ha matado a un profesor y ha herido, de poca gravedad, a dos maestras y dos alumnos tras irrumpir este lunes armado con una ballesta y un machete en su instituto, el Joan Fuster, situado en el número 2 de la plaza Ferran Reyes, a escasos metros de la avenida Meridiana, en el barrio de Navas. El autor del ataque, que ha conmocionado muy especialmente a la comunidad educativa, tiene 13 años, por lo que es inimputable y no será juzgado por el crimen.

El alumno ha llegado a las 9.15 horas a la clase de castellano, ha llamado a la puerta y la profesora le ha abierto, momento en el que ha sacado la ballesta y le ha disparado en la cara, provocándole contusiones. Cuando una de las alumnas, hija de la maestra herida, le ha recriminado la agresión, le ha asestado una puñalada a una de las niñas, hija de la maestra y a la que ha causado heridas superficiales en una pierna. Algunos testigos aseguran que el agresor ha sacado una botella con el líquido y ha amenazado con hacer estallar el cóctel molotov, por lo que los alumnos de la clase se han asustado, han empezado a chillar y han tratado de huir. 

El fallecido es un maestro que acudió al oír los gritos cuando empezó el ataqueAl oír los gritos, un profesor de una clase próxima se ha acercado al lugar y el joven le ha clavado un puñal en el pecho, por lo que ha quedado malherido tendido en el suelo y, poco después, ha fallecido. La víctima mortal era un maestro sustituto de Ciencias Sociales procedente de Lleida que hacía dos semanas que trabajaba en el centro, según algunos testigos.

Posteriormente, el agresor ha disparado indiscriminadamente hiriendo a la profesora de matemáticas que estaba de guardia en ese momento, quien ha resultado herida leve  en la oreja, por lo que ha recibido el alta in situ. También ha herido a un alumno que le recriminó el ataque. El chico, de 14 años de edad y con una herida en el tórax, ha sido derivado al hospital de Sant Pau por el Sistema de Emergencia Médicas (SEM) igual que la maestra de castellano y su hija. Los tres se encuentran estables. 

El profesor de Educación Física ha podido reducir al agresor, que vestía una cazadora de estilo militar, y ha tratado de calmarle. El joven le ha contado que desde hacía semanas oía voces que le animaban a matar a los profesores y a sus compañeros de clase. Estas voces se agudizaron el domingo por la noche, por lo que el chico ha acudido este lunes al instituto con retraso, armado con el machete y la ballesta y con el cóctel molotov escondido en su mochila. En su pupitre, había dibujados símbolos nazis, como una cruz gamada, según algunas fuentes.

Encerrados en clase

Ante el temor de que el joven siguiera agrediendo a más personas, los demás profesores han confinado a los alumnos en sus clases, como una de las maestras, quien ha salido de su clase para saber qué ocurría y al ver al agresor con la ballesta y al profesor que se desplomaba en el pasillo. Lo mismo han hecho los alumnos de tercero de ESO, quienes se han encerrado hasta que han visto pasar al agresor, momento que han aprovechado para correr hacia el patio, donde se han reunido con los estudiantes de segundo.

"Nuestra profesora ha salido a ver qué pasaba porque ha escuchado gritos, nos ha hecho salir corriendo y hemos visto al profesor estirado en el suelo lleno de sangre", han relatado alumnos de segundo que estudian en la clase de enfrente. Cuando el agresor ha sido detenido, el resto de alumnos y el profesorado han salido al patio. Tras permanecer varias horas custodiado en el centro, el agresor ha sido trasladado a la unidad de psiquiatría del hospital infantil Sant Joan de Déu, en Esplugas de Llobregat (Barcelona), según ha informado la Fiscalía Provincial de Barcelona.

El alumno sufrió un trastorno mental, posiblemente un brote psicótico, según la consellera de Enseñanza, Irene Rigau. Rigau ha pedido que se evite "morbosidad y espectáculo" sobre el suceso, que ha "afectado a todo el sistema educativo".

Los Mossos d'Esquadra han tomado fotografías, huellas y datos dentro del instituto y han comenzado a llamar a declarar a algunos de los alumnos que han presenciado el suceso, algunos de los cuales han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad. Les interrogarán en comisaría con el permiso y la presencia de sus padres al ser menores de edad.

"Listas negras" y una ballesta casera

El titular del Juzgado de Instrucción número 24 de Barcelona, que se encontraba de guardia, ha abierto diligencias y tanto el magistrado como el secretario judicial se han desplazado al instituto para realizar el levantamiento del cadáver. Sin embargo, el juez archivará el caso porque como el agresor tiene 13 años es inimputable. Antes de hacerlo, interrogará al menor y a su entorno y el magistrado está a la espera de recibir el reconocimiento psiquiátrico del adolescente.

El juez archivará el caso cuando aclare lo ocurrido pues los menores de 14 años son inimputablesAdemás, durante la tarde el juez y la policía registraron el domicilio donde vive el chico en busca de pruebas y otras posibles armas. Los Mossos también analizan el líquido hallado en la mochila del agresor —en la que también llevaba la ballesta y el puñal que ha usado en el ataque—, que podría ser inflamable.

Técnicos de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) se encargarán del diagnóstico de la situación del menor. Será precisamente este organismo, dependiente del departamento de Bienestar Social de la Generalitat, el que decidirá las medidas de carácter socioeducativo y familiar tomar.

Según algunos alumnos estudiaba en el centro y habría elaborado "listas negras con profesores y alumnos que no le gustaban". "Siempre hablaba de armas y de que algún día mataría" a los profesores y alumnos que no le caían bien, ha explicado una compañera. En la misma línea se han manifestado varios de sus compañeros y han asegurado que la semana pasada había repetido en varias ocasiones que iba a matar a todos los profesores y luego se iba a suicidar. Los investigadores han descartado que el agresor tuviera una lista de nombres, han informado fuentes cercanas al caso.

Los estudiantes también han asegurado que el agresor ha tirado la ballesta, hecha con madera y bolígrafos, a una papelera, antes de salir corriendo. De hecho, no es difícil encontrar en Internet manuales para fabricar esta arma. Sin embargo, la policía no ha confirmado este extremo.

Atención psicológica y una ceremonia

Acompañada por la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, la directora del centro, Maria Dolors Parramon, ha leído un comunicado en el que ha confirmado lo ocurrido y ha explicado el dispositivo de emergencia activado a raíz de la tragedia. Un dispositivo especial de psicólogos atenderá a los alumnos y docentes de la clase del agresor.

Este grupo de profesores y alumnos, además de los padres de éstos últimos, serán los primeros en recibir atención profesional facilitada por el Ayuntamiento de Barcelona en el mismo instituto, mientras que el martes por la mañana, los expertos ofrecerán también ayuda al resto de alumnos y profesores, clase por clase. Primero se reunirá el claustro, a las 08.00 horas, y a partir de las 10.00 horas, los alumnos hasta las doce, cuando podrán volver a sus casas. Los psicólogos se quedarán en el centro por si alguno de los alumnos, maestros o familiares necesita apoyo. Las clases se retomarán el miércoles y se organizarán una ceremonia en recuerdo del docente fallecido.

Instituto de un barrio trabajador

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (Ampa) del Joan Fuster ha asegurado que la muerte de un profesor a manos de un alumno es un hecho "aislado" y ha defendido la seguridad del centro. "El colegio es seguro y continúa funcionando bien", ha declarado a los periodistas la presidenta de la asociación, que se ha identificado como Mercè, y ha asegurado que el nivel de conflictividad entre los alumnos es muy bajo.

En el Joan Fuster estudian 500 jóvenes, principalmente de Navas y La SagreraEl Instituto de Educación Secundaria (IES) Joan Fuster es un centro público desde 1995, antes había sido de los salesianos con el nombre de Joan Bosco y está muy arraigado en Navas-La Sagrera, barrios de clase trabajadora. Dirigido por Maria Dolors Perramon, se define como "catalán, democrático, integrador, laico y acogedor" y debe su nombre al escritor y ensayista valenciano Joan Fuster, que recibió el Premio de Honor de las Letras Catalanas (1975) y la Medalla de Oro de la Generalitat de Cataluña (1983).

El centro cuenta con tres líneas de ESO y dos de bachillerato, con unos 30 alumnos por cada clase, y tiene matriculados a cerca de 500 estudiantes, la mayoría provenientes de las escuelas de primaria adscritas. En él, trabajan 40 personas, la mayoría funcionarios con plaza propia, y cuatro empleados más de administración y servicios.

El centro se nutre de alumnado procedente del mismo barrio y la lengua predominante es el catalán, aunque también cuenta con un porcentaje de alumnos castellanohablantes y un colectivo de inmigrantes, sobre todo de Latinoamérica, que representa el 15% del alumnado, según la web del instituto. El entorno es de clase media y trabajadora y gran parte de las familias se dedican al sector servicios, la administración, la función pública o el trabajo autónomo, con un nivel de incorporación de la mujer al trabajo alto, tal como explica la misma web. 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.