Decoración
Decoración. REPARALIA

El salón es el centro del hogar; el espacio de la casa en el que más tiempo pasamos. Cumple así muchas funciones y en consecuencia puede morir de éxito, porque tanta actividad significa que el salón de la vivienda "atrae" objetos con enorme facilidad.

El resultado es que nuestro salón parece menguar, parece ser más pequeño de lo que es. Por ello, tener todo bien guardado, organizado y en orden se convierte en una prioridad. El blog de Fotocasa apunta algunas ideas para guardarlo todo sin empequeñecer el espacio.

Filosofía: menos es más
Tener una visión amplia del salón significa reducir los elementos que llenan el espacio. Hay que tener claro que es lo que se necesita y seleccionar elementos que decoren la estancia sin llegar a agobiarla o, de lo contrario, resultará mucho más pequeña.

Tirar todo lo que no se utiliza
Con las ideas claras, el segundo paso para mantener el salón en orden es tirar todo aquello que no se usa. Guardar cosas por guardar, sólo servirá para ocupar un espacio valioso.

Ser prácticos al distribuir los muebles
A la hora de distribuir las piezas del mobiliario por la estancia, es importante tener una visión práctica. Se ha de evitar que ningún mueble obstaculice la entrada de luz o el paso de las personas. Luego, se debe de pensar en qué zonas serán las más utilizadas y situar los muebles en consecuencia, de forma tal que el espacio no resulte agobiante.

Mejor muebles modulares
Optar por muebles modulares permite crear composiciones a medida que se ajustan perfectamente al espacio disponible. Así, se puede aprovechar hasta el último centímetro del salón sin llenar demasiado la estancia. De esta forma, además, se puede añadir o quitar módulos en función de las necesidades del momento.

O muebles multifuncionales
Los muebles multifuncionales realizan varias tareas sin apenas ocupar espacio. Reposapiés que hacen de puf o de mesa auxiliar, sofás con arcones, mesas auxiliares elevables que hacen de mesas de centro… Una forma de reducir muebles y gastos, sin renunciar a la comodidad.

Planificar el almacenaje
Una vez se sepa cuál es el volumen de cosas a guardar, hay que ver cómo se les puede dar cabida en el espacio disponible. Así, se puede ver si se necesitan más o menos muebles o si estos deben ser multifuncionales para ayudar a ahorrar espacio.

Jugar con los colores y la iluminación
Si bien es cierto que los muebles y la distribución de estos hacen mucho a la hora de agrandar el espacio, elegir colores claros y planificar una iluminación correcta, intentando aprovechar al máximo la luz natural, también ayuda a que el salón se vea más grande.

Aprovechar las paredes
Una forma de ganar espacio sin empequeñecer el salón es aprovechar el almacenaje que brindan las paredes: baldas, estanterías y hasta cajas; lo importante es saber sacarles partido, creando nuevos rincones para guardar cosas sin tener que agobiar visualmente la estancia.

Los complementos
Organizadores para el interior de armario y cajones, cajas, cestos, organizadores de cables… en el mercado existen numerosos complementos que ayudan a mantener el salón en orden, de forma que se puede ganar mucho espacio. Sólo hay que seleccionar los que se ajusten más a las necesidades de cada uno.

Sé constante con el orden
Al final, por muchas pautas que se sigan, si no se intenta mantener siempre el orden, no se logrará ver el salón amplio nunca. Lo mejor es tener todo recogido y no entrar en esa espiral de acumular y acumular cosas.