Los estudiantes que se examinen de selectividad pueden perder varios puntos de la nota final, incluso suspender por faltas de ortografía, incluidos acentos, vocabulario inapropiado, errores sintácticos y gramaticales, puntuación incorrecta y presentación inadecuada de los ejercicios.

Los correctores de la prueba de acceso a las universidades públicas, que realizarán en toda España unos 200.000 bachilleres este mes, no evaluarán sólo conocimientos, sino también cómo se expresan.

No sólo se evaluarán conocimientos sino también la forma de expresarse
La Universidad Complutense (UCM), la mayor del país, aplicará unos criterios generales ortográficos de corrección a todas las materias, excepto en el examen de Lengua y Literaturas españolas, para los que se fijan unos propios.

La deducción por faltas, incorrecciones y errores lingüísticos puede llegar hasta 4 puntos de la calificación global de cada prueba.

Uno o dos errores no se penalizarán, pero un ejercicio con incorrecciones idiomáticas reiteradas "en ningún caso podrá obtener la calificación de aprobado", según las normas establecidas por la Complutense.

Pruebas de Selectividad


Esta universidad informó de que la prueba de selectividad, que se realizará en tres jornadas, constará de dos partes, una general y otra sobre las materias de especialidad que se hayan cursado en segundo de Bachillerato.

La general se estructura en tres ejercicios: redacción de un texto sobre un tema o cuestión de tipo histórico o filosófico a partir del análisis de diferentes fuentes de información; análisis y comprensión de un texto en lengua extranjera sin ayuda de diccionario; y análisis y comprensión de otro en español.

Según los datos del informe PISA de 2003, España figura a la cola de los países de la OCDE en nivel de compresión lectora de alumnos de 15 años, con 481 puntos, por debajo de la media, situada en 494.