Niño ocultándose
Un niño ocultándose. IMAGEN CEDIDA POR ASPASI

La Fiscalía ha solicitado este lunes que se retire durante un año la patria potestad a una madre por pegar a su hijo al no querer este tomar un refresco que le había pedido en un bar.

Al negarse a tomar la bebida, le golpeó en la cara, lo que provocó que el niño empezase a sangrar por la narizSegún la calificación fiscal, los hechos se produjeron el 14 de agosto de 2013 en un local de hostelería de Corcubión al que la mujer, que no se presentó al juicio, acudió junto a su hijo, que en la actualidad tiene 11 años.

Al negarse a tomar la bebida que le había pedido, le golpeó en la cara, lo que provocó que el niño empezase a sangrar por la nariz. De los hechos fue alertada la Guardia Civil, que procedió a su detención.

En el juicio celebrado este lunes en el Juzgado de lo Penal número 5 de A Coruña, la Fiscalía elevó a definitivas su petición de siete meses de prisión por un delito de lesiones leves dentro del ámbito de violencia doméstica.

También solicitó su inhabilitación para ejercer la patria potestad durante un año y la prohibición de acercarse al menor a menos de 200 metros o de comunicarse con él durante dos años.

No parecía tener "todas sus facultades en su sitio"

Al juicio no asistió la acusada, María Soledad A.B., aunque la vista, debido a las penas solicitadas, se celebró igualmente sin su presencia.

El padre del niño confirmó que ya le había pegado con anterioridadSí comparecieron dos testigos, uno de ellos el propietario del bar y una clienta, que ratificaron que la acusada golpeó al menor ante su negativa a tomarse la bebida. "Le dio dos porrazos", resumió el propietario del local sobre lo sucedido ese día.

Además, sostuvo que le siguió pegando con posterioridad. También dijo que la madre no parecía tener "todas sus facultades mentales en su sitio", a lo que otra testigo añadió que actuaba de una manera "extraña".

Sin embargo, la Fiscalía alegó la existencia de un informe forense que descarta patología psiquiatría para rechazar la atenuante por adicción al alcohol solicitada por la defensa.

El padre del niño, por su parte, sostuvo que su exmujer es consciente "de los hechos" y confirmó que ya había pegado a su hijo —del que él tiene la custodia, aunque ella tiene derecho a visitas en fin de semana y vacaciones— con anterioridad.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.