Limpian el Postiguet de los castillos de arena y dejan sin agua los lavapiés

  • Rotura accidental de una tubería.
Castillo de arena derribado y con un charco. (F. González)
Castillo de arena derribado y con un charco. (F. González)

"Yo no hago daño a nadie; mi compañera y yo hacemos arte en la playa porque no tenemos otro sitio para poder expresar nuestros sentimientos hacia los demás".

Con estas palabras se lamentaba ayer Dawid Wonorski, al ver derruido su último castillo de arena.

No era un castillo como tal, sino un buda voluminoso, que el personal de limpieza destruyó con tal celo que la máquina rompió accidentalmente una tubería de agua, justo debajo.

La consecuencia, aparte del charco, fue que los lavapiés de la playa no funcionaron ayer por la mañana, hasta las 12.30 horas, cuando se subsanó el corte del suministro de agua.

Hasta ese momento, muchos bañistas protestaron malhumorados al comprobar que no podían asearse al abandonar la playa.

"He solicitado permiso a Cultura y me han dicho que no existe una ley a favor ni tampoco en contra", explicó ayer Wonorski.

De hecho, este peculiar artista de la arena húmeda y su pareja volverán a solicitar permiso en esta Concejalía y en el Centro 14, argumentando que sus obras gustan mucho a los turistas, que las fotografían como recuerdo del Postiguet.

Como prueba de esa aceptación, este escultor, de origen polaco, subrayó ayer que le han hecho un "precioso regalo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento