La policía holandesa ha detenido a los cuatro individuos sospechosos de haber contagiado intencionadamente el sida a un número indeterminado de hombres que reclutaban por internet para invitarles a participar en orgías homosexuales en casas particulares.

Los detenidos utilizaban jeringuillas para inyectar su propia sangre contaminada por el virus del sida a sus invitados, que previamente eran drogados y violados, según la versión que maneja la policía.

Tres de los sospechosos -dos de los cuales se han reconocido culpables- fueron detenidos como presuntos autores del contagio, mientras que un cuarto lo fue por tráfico de drogas.

Las fiestas "sexuales" se celebraron en casas particulares de la ciudad de Groningen (norte de Holanda), durante junio del 2006, a donde las víctimas -hombres de entre 25 y 50 años aproximadamente- acudían voluntariamente tras ser invitados por los presuntos criminales en distintos foros de internet.

Una vez allí, los organizadores les administraban drogas disueltas en las bebidas, sin que las víctimas tuviesen conocimiento de ello. Hasta el momento la policía tiene constancia de la existencia de cinco víctimas, cuatro de las cuales han presentado denuncia contra sus presuntos agresores, aunque no se descarta que haya más personas afectadas.