Más de 6.000 estudiantes zaragozanos de segundo de bachillerato llevan todo el curso preparando las pruebas de selectividad, pero casi la mitad no podrá examinarse en junio. Colegios e institutos terminan hoy de repartir las notas a sus alumnos y, como explicaron sus responsables ayer a 20 minutos, cuatro de cada diez chavales han suspendido, al menos, una asignatura.

En cinco institutos, la media es mucho peor y no llega al 50% de aprobados, sobre todo en grupos de letras, según los centros. Hay grupos con 26 y 20 alumnos en los que sólo han aprobado 11 y 8 estudiantes, respectivamente.

Los docentes, a pesar de estos datos, se muestran «satisfechos» con los resultados de sus alumnos. «Bachillerato es duro y muchos llegan de la ESO mal preparados. Tienen que hacer un gran esfuerzo para aprobar», explicaron varios jefes de estudio.

Los profesores atribuyen estas elevadas tasas de suspensos a la creciente falta de interés por el estudio. De hecho, cada vez hay menos alumnos que se quedan con una o dos asignaturas pendientes en junio, y abundan los que acumulan más de cuatro suspensos.

La selectividad, en 13 días

«Es difícil que alguien no pueda hacer la selectividad por un suspenso. En estos casos se trabaja mucho con los alumnos para conseguir que aprueben», aseguran los docentes. La Universidad de Zaragoza hará los exámenes de selectividad del 12 al 14 de junio, y la convocatoria de septiembre se realizará entre los días 11 y 13.

‘Colegios gueto’ en Casco y Oliver

En Zaragoza existen colegios en los que la mayoría de los alumnos son inmigrantes o de minorías étnicas y sociales, sobre todo en el Casco Histórico y en Oliver, según denunció ayer Cáritas. En el colegio Nuestra Señora del Carmen y San José, por ejemplo, el 85% de los escolares de primaria son inmigrantes. La organización también advierte de  que en zonas rurales los niños en situación de exclusión sufren una «mayor presión».