"España se amuerma, nos quitan las fiestas y la identidad. Aunque lleven siglos, ahora los vecinos se ofenden por ná".

Éste es el estribillo del nuevo éxito del cibercantautor valenciano Toni Alegre, quien saltó a la fama tras su primer videoclip, Quiero vivir en un piso de 30 metros, que ya ha recibido más de 348.000 visitas en YouTube.

Su nueva creación lleva colgada en la Red menos de un mes y ya la han visto 3.500 internautas.

Según cuenta, la idea surgió "a raíz de la sentencia que puso en peligro la celebración de los carnavales en Tenerife a causa del ruido y también por las polémicas entre vecinos y falleros durante las pasadas fiestas".

Así, con una letra divertida y una música pegadiza, hace un repaso de los principales conflictos por los ruidos que existen en la sociedad actual: desde las zonas acústicamente saturadas hasta el botellón, pasando por las fiestas populares más significativas de España:

"Parece que sólo vivamos para trabajar y que luego no podamos divertirnos. Las mismas fiestas que hay ahora se han celebrado durante años y antes nadie se quejaba. En cambio, ahora, a la mínima, te ponen pegas. Estoy seguro de que el ocio y el descanso son compatibles", dice.