El agua es un bien escaso y las últimas previsiones auguran que habrá sequía durante los próximos años.

Granada y su área metropolitana lo tendrán más fácil para sobrellevar la falta de agua que se avecina gracias al nuevo depósito ubicado en Pulianas y al sistema de canalizaciones que lo conectará con la capital y su cinturón.

Las obras de la red de abastecimiento comenzarán después del verano y tienen un coste de 7,8 millones de euros. Las del depósito (de 60.000 metros cúbicos de capacidad) ya han empezado y costarán 10,2 millones.

La puesta en marcha de todo este moderno sistema ofrecerá mejor agua y hará posible el abastecimiento en los meses más secos de unas 330.000 personas de Granada, Alhendín, Armilla, Cájar, Huétor Vega, Ogíjares, Pinos Genil, Pulianas y La Zubia.

El gran tanque de Pulianas tomará el agua de la estación de tratamiento de aguas potables (ETAP) de Lancha del Genil a través de las tuberías de los depósitos de Cartuja.

Obras necesarias

Todo este entramado necesita de dos conexiones: una que baja de los depósitos atravesando el Campus de Cartuja y otra con la tubería que desciende de los depósitos del Callejón de Lebrija y la Carretera de Murcia.

El área metropolitana y Granada quedarían enganchadas a esta nueva red gracias a otras dos uniones entre las nuevas tuberías y las canalizaciones ya existentes.

La información técnica de todos estos trabajos, que durarán 15 meses, puede consultarse en www.egmasa.es.