Marchas de la Dignidad
Un momento de la manifestación que las Marchas de la Dignidad han convocado para protestar por lo que consideran una "criminalización y oleada represiva" respecto a la celebrada el 22 de marzo en la capital. EFE

Alrededor de 1.200 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) trabajarán el sábado para vigilar las Marchas de la Dignidad e impedir que se reproduzcan violentos incidentes como los del año pasado, que acabaron con un centenar de heridos, la mayoría leves y muchos de ellos policías, y 29 detenidos.

Por tanto, tal y como han informado fuentes policiales, se trata de un dispositivo muy importante, aunque lejos de los 1.600 agentes destinados el año pasado. La Policía prevé menos asistencia de público aunque se encuentra en alerta por la presencia de radicales de Madrid y llegados de otros provincias que quieran 'reventar' dicha manifestación.

La Policía prevé menos asistencia de público, aunque se encuentra en alerta por la posible presencia de radicalesDe hecho, desde varias webs se están convocando a grupos antisfascista, de Yeska (Juventudes de Izquierda Castellana) e independentistas de otras comunidades. Además, un grupo de anarquistas llama a la "acción directa contra el Estado y su violencia" y a vestir de negro durante la marcha.

Por ello, la Policía Nacional movilizará 25 grupos operativos de antidisturbios —que están compuestos por unos 45 agentes—,  varios de ellos procedentes de fuera de Madrid. Además, contarán con el refuerzo de Policía Municipal y otros grupos de la CNP como la Brigada de Información.

Nueve rutas para confluir en Colón

En una rueda de prensa ofrecida este jueves, los organizadores de las Marchas por la Dignidad señalaron que vuelven a las calles del centro de Madrid "para denunciar la situación social que viven muchas familias, defender los servicios públicos, exigir que no se pague la deuda ilegítima, reclamar trabajo y salario suficiente e impulsar la futura convocatoria de huelga general para el 22 de octubre".

Habrá nueve rutas procedentes de varios puntos geográficos de España, que confluirán el sábado sobre las 18 horas en la Plaza de Colón y durante todo el sábado recorrerán varios puntos de la capital mediante varias etapas.

Las nueve columnas están conformada proceden de País Vasco, Burgos y La Rioja (ruta 1); Cataluña, Aragón, Navarra y Guadalajara (ruta 2); Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha y Sureste de Madrid (ruta 3); Andalucía, Castilla-La Mancha y el sur de Madrid (ruta 4); Extremadura, Toledo, Suroeste de Madrid (ruta 5); Asturias, Cantabria, Castilla y León (ruta 6); Canarias, Baleares, yayoflautas y centro de Madrid (ruta 7), los trenes procedentes de Galicia (ruta 8) y la denominada ruta de la Memoria Histórica.

Uno de los portavoces, Javier García ha detallado que la movilización será "totalmente pacífica y legal", ya que ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno en tiempo y forma. Y ha asegurado que habrá una dotación importante de la comisión de orden público para impedir que se dé ningún incidente.

Además, afirmó que la manifestación del año pasado acudieron cerca de 1,5 millones de personas —la Policía habló inicialmente de 50.000 para rebajarlo luego a 36.000— con un clima pacífico hasta que el Gobierno realizó una "utilización política" de los miembros antidisturbios con un acto de "rompimiento" de parte de la manifestación.

Para esta marcha, esperan menos afluencia al coincidir con un periodo electoral aunque los portavoces han asegurado que lo que se pretende es que esta movilización sea "sostenida en el tiempo". Las Marchas por la Dignidad tienen "vocación de futuro y continuidad", ha insistido otra de las portavoces, Nines Maestre.

Los partidos de izquierda llaman a "tomar la calle"

Dirigentes de formaciones políticas como Izquierda Unida, Podemos o Equo han realizado un llamamiento a "tomar la calle" con motivo de las Marchas de la Dignidad de este sabado.

Personalidades como el histórico dirigente de IU Julio Anguita, el secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, o el portavoz del SAT, Diego Cañamero, han lanzado vídeos de apoyo a las 'columnas' que el sábado confluirán en Madrid llegadas desde toda España.

Estamos en una situación de emergencia y eso no se puede combatir gimiendo y llorando"Estamos en una situación de emergencia y eso no se puede combatir gimiendo y llorando, hay que tomar Madrid", emplaza Julio Anguita animando a doblar la participación de la protesta del pasado año, que terminó con violentos incidentes entre la Policía y algunos manifestantes. En este sentido, hace también un llamamiento a evitar altercados, con los que avisa que los poderosos "se frotan las manos".

Por su parte, Íñigo Errejón señala que está "abierta la puerta" a la posibilidad de un cambio político en España que asegura que no lo protagonizarán unas siglas, sino la gente. "Tenemos que unir todos los territorios, banderas y espíritus para golpear la injusticia de un Gobierno que ya no nos representa", continúa Cañamero, que alude al "tsunami" capaz de "arrebatarle el poder".

"Nunca nos podrán recortar la dignidad", recuerda Garzón, que advierte de que la movilización social es "imprescindible" para garantizar una "sociedad digna" con derechos suficientes para "una vida en plenitud".

También el coordinador federal de IU, Cayo Lara, coincide en que "hay causas para esta gran movilización" y recuerda que la Constitución recoge el derecho de las personas al trabajo o la vivienda. "Si no se cumple es porque los poderes económicos y políticos no quieren que se cumpla", advierte.

Desde Equo, su coportavoz Rosa Martínez advierte de que "una democracia que no respeta los derechos de sus personas no puede llamarse democracia". Un punto que apoya Juanjo López Uralde, quien insiste en que los derechos "hay que reclamarlos en la calle".