El pintor Mackie ironiza sobre las rencillas entre grandes artistas en 'Eras una mierda en los 80'

  • A partir de la frase de Freud sobre Bacon, que mantenían una amistad que echaba chispas, el escocés monta una exposición sobre celos artísticos.
  • Mackie pinta paisajes etéreos con edificios en ruinas dentro de los cuales reproduce obras emblemáticas contemporáneas nacidas de la fricción.
  • La inspiración está en las polémicas públicas de David Hockney contra Damien Hirst, Henry Moore contra Barbara Hepworth, Whistler contra Millais...
Detalle del cuadro de Mackie sobre el tiburón de Damien Hirst
Detalle del cuadro de Mackie sobre el tiburón de Damien Hirst
© Mackie - Courtesy James Freeman Gallery

"En ocasiones los artistas son como los demás, tienen sus desacuerdos. A veces son diferencias profesionales, a menudo no lo son, pero siempre dan para una buena historia". No hay mucho que añadir a las intenciones del pintor Mackie —firma del escocés Andrew McIntosh (1979)— para engancharse a la propuesta que expone en Londres —James Freeman Gallery, hasta el 28 de marzo— bajo el título de una sonora y muy famosa frase despectiva escupida por el maestro Lucian Freud contra el no menos genial Francis Bacon: You Were a Shit in the 80s (Eras una mierda en los años ochenta).

La exposición parte de las abundantes fricciones que pueblan la historia del arte y que Mackie ha usado para crear una sugestiva y potente serie de óleos que llevan las polémicas al nada neutral terreno de paisajes etéreos de edificios en ruinas que el escocés pinta con estilo hiperrealista. En un territorio de decadencia y vacío, Mackie incrusta obras de los grandes pintores enfrentados, reproducidas con delicadeza y detalle dentro de estancias de las construcciones aisladas y envejecidas....

'Su mejor momento, su peor momento'

La muy sonora crítica de Freud a Bacon —amigos íntimos (el segundo pintó al primero en el tríptico Three Studies of Lucian Freud, de 1969, y el primero hizo un homenaje póstumo al segundo con un cartel de se busca tras el robo de una obra), aunque demasiado dominantes e intransigentes como para soportarse a todas horas— vale a Mackie para traer a la luz otras notables y encendidas polémicas públicas entre artistas de primera fila para, según anota la crítica Alison Bracker, contemplar bajo una nueva luz "las chispas que encienden los artistas en su mejor momento y, tal vez, en su peor momento".

David Hockney hizo constar en 2012 en una exposición que "todas las obras" habían sido realizadas "personalmente por el artista". Era una crítica directa contra Damien Hirst, con quien el primero considera "insultante" que le comparen. Mackie coloca a cada uno en su sitio pintando una pieza pop de Hockney en el área de servicio de una autopista y el tiburón en un acuario de Hirst en un establo abandonado. El título de ambos cuadros es también un guiño de reproche: All By My Own Hand (Todo de mi propia mano).

Bacon, en un asilo abandonado

El par de pinturas sobre el combate no-tan-amistoso de larga duración entre Freud y Bacon sirven al artista para colocar el dramático Standing by the Rags del primero en un edificio gótico desmoronado, mientras que la segunda versión del tríptico de Bacon es introducidaen un asilo fuera de uso cercano a Glasgow —todos los edificios pintados por Mackie existen y fueron pintados del natural—. La forma en que afronta las obras, rodeadas de niebla y con una luminosidad invernal, siempre refuerza "la presencia del otro, sea el rival del artista, el espectador de la pintura de Mackie o ambos", añade Bracker.

Otras pejigueras artísticas tomadas por Mackie como inspiración son las de Henry Moore y Barbara Hepworth sobre quién fue el inventor del agujero o espacio vacío en la escultura —el óleo alusivo sitúa obras de ambos en un chamizo campestre— y James Abbott McNeill Whistler, quien mantuvo agrios enfrentamientos contra dos de sus contemporáneos, John Ruskin y John Everett Millais. El famoso Retrato de la Madre del Artista del primero aparece en una tienda de discos abandonada pintada por Mackie.

'Casas de muñecas' para una distopia artística

Los organizadores de You Were a Shit in the 80s dicen que los óleos del pintor escocés son como "documentos nostálgicos sobre una época donde la creatividad cultural era abundante" y el "truco" de Mackie de revelar las obras maestras de los polemistas mediante la eliminación de una de las paredes de los edificios en decadencia parece colocar las piezas en "casas de muñecas" de un paisaje de distopia artística.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento