El español medio mide 173,1 centímetros, 1,3 centímetros más que en los noventa y el 46,7% de la población masculina tiene un peso normal. Además, el 60% de los hombres tiene problemas para encontrar talla frente al 40% de las mujeres, según se desprende de un estudio antropométrico realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia, cuyas conclusiones se han presentado este jueves a las empresas del sector de la moda, textil y confección.

El informe se ha llevado a cabo dentro del proyecto europeo SizingSUDOE, en el que el IBV ha realizado mediciones antropométricas a 1.600 españoles de entre 12 y 70 años de todas las comunidades, que han permitido elaborar una publicación orientada específicamente al sector textil, según ha informado el centro en un comunicado.

El estudio ha constatado que la estatura media de los jóvenes entre 18 y 34 años es de 175,3 centímetros por los 167,4 que miden los mayores de 55 años. Si se observa que la media de altura del hombre español ha pasado de 171,8 centímetros establecidos por el INE en 1998 a los 173,1 del estudio llevado a cabo por el IBV, este aumento de estatura confirma que los españoles "son cada vez más altos".

Se observa como el porcentaje de la población con sobrepeso se duplica con la edad  En relación a los datos de peso, reflejan que la mayoría de los españoles está en medidas convencionales. Según el Índice de Masa Corporal (IMC) de los participantes en el estudio y la clasificación de la Organización Mundial de la Salud, el 46,7% de los hombres tiene un peso normal, el 37,5% sobrepeso y el 4%, delgadez leve. En estos tres grupos, se sitúa el 88,2% de la población masculina mientras que el 11,8% restante son personas con obesidad.

De hecho, tal y como reflejan los resultados, la obesidad se hace más presente con la edad. Entre los mayores de 55 la obesidad en sus diferentes grados afecta al 30,7% de la población, llegando al 90% si se incluye a las personas con sobrepeso (59,3%). En los más jóvenes (entre 18 y 34 años de edad), esta circunstancia afecta ya al 34,4% de la población y la obesidad al 9%.

En ambos casos, se observa como el porcentaje de la población con sobrepeso se duplica con la edad y el de obesidad se llega a triplicar. En comparación con la población femenina, que el 56,2% de las mujeres tiene un peso normal; un 24,9% tiene sobrepeso y un 5% delgadez leve.

Industria textil

El estudio ha sido impulsado en España, Francia y Portugal por administraciones y grupos empresariales para responder a los "retos" de estas empresas, como la creciente deslocalización de la producción, la aplicación de sistemas de patronaje basados en datos y proporciones corporales de los años 70, así como la "escasa estandarización" de los sistemas de tallaje.

Para los hombres, la falta de proporción en el tallaje es uno de los principales problemas para encontrar talla, lo que sucede en el 85 por ciento de los casos. Concretamente, las prendas que plantean "más problemas" de ajuste son camisas y pantalones.

Estos hechos provocan que una de las principales quejas de los consumidores sea la "falta de ajuste" de ropa. De hecho, según el IBV, en España las tallas de la ropa, como ya se había comprobado con la población femenina, "no se adecuan al perfil físico actual de los hombres". La situación supone una "barrera", por ejemplo, para la venta por Internet y provoca "un elevado índice de devolución y de ropa que se queda sin vender al final de cada temporada".

Estamos en disposición de establecer un patronaje y tallaje más precisos para la ropa Por este motivo, el estudio también ha analizado los hábitos de compra de los hombres. Una de las conclusiones extraídas es que el 70% nunca compra ropa por Internet porque en un 26% de los casos no pueden saber cómo les quedará la prenda y en un 23% porque les gusta ver lo que compran (23,3%).

En el caso de los hombres que sí compran por Internet, un 27% manifiesta haber tenido problemas con la talla o el ajuste. La directora del proyecto SizingSUDOE, Marta Valero, ha explicado "uno de los principales motivos de estos inconvenientes es que el tallaje actual hace referencia a las "medidas de los patrones de la ropa en lugar de a medidas corporales". Además, resalta que las personas "tienen proporciones diferentes, por ejemplo en función de la edad, por tanto un maniquí único no sirve para toda la población".

Como resultado del estudio, se desprende que las tallas no se ajustan a los consumidores, que además "van a variar de talla según la edad". Frente a esta situación, el IBV ha editado dos libros de medidas y tallas que contienen el análisis de los datos antropométricos del hombre y de la mujer con el objetivo de transferir a las empresas la información actualizada.

"Estamos en disposición de establecer un patronaje y tallaje más precisos para la ropa y los complementos que se traduce en una mejor adaptación a los consumidores y una mayor reducción de costes para las empresas", ha explicado Valero. A partir de este estudio, es posible también desarrollar avatares 3D o maniquíes virtuales que ayuden a que el diseñador realice su trabajo de manera virtual pero también hace posible que fabriquen maniquíes "al tamaño que se desee y así elaborar las prendas" sobre uno basado en medidas reales. 

Estudio de 2008 sobre las tallas femeninas

En 2008, se presentó un estudio similar sobre las tallas de la ropa femenina, indicando que no se ajustan al perfil físico actual de las españolas. Entonces se proponía un cambio en el patronaje en función de cuatro valores: estatura, pecho, cintura y cadera.

El estudio establecía que el cuerpo de la mujer española responde a tres categorías distintas según su forma anatómica: diábolo (perímetro de pecho y cadera simétricos y cintura más estrecha), campana (pecho y cintura simétricos y mayor perímetro de cadera) y cilindro (mayor simetría en pecho cintura y cadera).