La ermita de la Santa Creu, en la montaña de Montserrat, sufre un robo y un incendio

  • Los ladrones se llevaron varios objetos como muebles y un colchón.
  • También se produjo un incendio pero la policía cree que pudo ser accidental.
  • Para acceder a la ermita, que no está señalizada en los caminos, los visitantes deben recorrer senderos y escaleras durante una hora.
La montaña de Montserrat.
La montaña de Montserrat.
ACN

Los Mossos d'Esquadra investigan la profanación de la ermita de la Santa Creu, situada en Montserrat. Unos desconocidos robaron varios muebles, que no se sabe cómo se los llevaron, ya que la ermita se encuentra en una zona de difícil acceso. El robo fue descubierto después de que se declarara un pequeño incendio en la ermita.

El robo tuvo lugar el viernes pero no fue hasta el sábado por la mañana que dos excursionistas alertaron a los monjes de los restos de un incendio. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que faltaban varios objetos como una silla, una mesita y un colchón. Cuando uno de los monjes entró todavía había brasas en la hoguera que encendieron en el interior de la ermita aunque la falta de oxígeno evitó que el incendio se propagara y causara mayores daños, según informa este lunes El Periódico.

La ermita, ahora precintada por los Mossos, fue construida en la zona Tebaida, sobre el Monasterio de Montserrat. Los monjes pueden acceder a ella a través de una escalera de piedra y a menudo la utilizan para sus retiros espirituales ya que su ubicación, a 1.000 metros de altura, les permite alejarse del trajín.

Los visitantes, en cambio, solo pueden acceder a la ermita tras una caminata de una hora desde Sant Benet o la Trinitat por escaleras y senderos aunque ni esta ni la de Sant Dimes están señalizadas en los caminos. Es todo un misterio cómo los ladrones se llevaron el botín, pues ningún excursionista ni monje vio a nadie cargando con un colchón por los caminos cercanos ni se han encontrado en los precipicios ni escondidos.

"Lo más significativo que había dentro de la ermita es una pequeña madre de Dios, que no se llevaron", ha explicado este lunes a ACN el fraile Manel Gasch, mayordomo-administrador del Monasterio de Montserrat. La comunidad religiosa no se atreve a aventurar ninguna hipótesis.

Tras los primeros análisis, los Mossos trabajan con la hipótesis de que el incendio no fue intencionado sino accidental pues empezó cerca de una estufa de leña. La policía sospecha que alguien entró en la ermita para refugiarse del frío. En cuanto a los muebles robados, creen que pudieron desaparecer hace días.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento