El Museo Carmen Thyssen Málaga se ha despedido estos días de las obras de Ramón Casas y Santiago Rusiñol que, por primera vez, se han reunido en Andalucía más de 80 años después de su última exposición conjunta en la Sala Parés. Más de 31.400 personas han visitado la muestra temporal profundizando en la trayectoria de estos artistas.

Los visitantes han podido contemplar piezas de ambos autores, máximos introductores de la modernidad que conducirá a la vanguardia en el XX, y han podido participar en numerosas actividades educativas y artísticas que se han organizado durante los meses de la muestra, que se ha desarrollado desde el 14 de noviembre hasta el 1 de marzo de 2015, según han informado desde la pinacoteca.

'Casas-Rusiñol. Dos visiones modernistas' ha reunido una selección de más de 50 obras de los artistas catalanes estableciendo un relato de diálogo común entre ambos. Además, del total de las piezas, tres de ellas nunca se habían expuesto con anterioridad al público: Interior del Moulin de la Galette, (1890-1891), Retrato de Mercedes Llorach (1901), ambas de Ramón Casas; y

Retrato de Llúcia Olivella Soler (1892), de Santiago Rusiñol.

Esta muestra se ha convertido en la primera del Museo Carmen Thyssen en reunir al mayor número de prestadores, públicos y privados, tales como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional de Arte de Cataluña o el Museu del Cau Ferrat de Sitges, entre otros.

Asimismo, por primera vez el Museo ha incorporado una selección de carteles, vinculados a marcas populares como Codorníu y Anís del Mono, que ha puesto el acento en la faceta de ilustradores de Casas y Rusiñol y ha tenido una gran acogida entre los visitantes, han precisado desde el recinto, a través de un comunicado.

Visitantes y actividades

Del total de visitas a la exposición, que abarca los meses de otoño e invierno un 35 por ciento ha sido público malagueño, lo que revela el especial interés de los visitantes locales por las nuevas propuestas expositivas del museo.

Los visitantes europeos, especialmente de procedencia británica y alemana, representan un 29 por ciento de las visitas, seguido del público que acude al museo desde distintos puntos de la geografía española.

Por otro lado, durante la exposición se han desarrollado, entre otras, diferentes actividades con el de fin enriquecer la muestra y que han contado con máximos expertos del mundo del arte, como Juan José Lahuerta, jefe de Colecciones del Museo Nacional de Arte de Cataluña; Eliseo Trenc-Ballester, catedrático de la Universidad de Reims; Vinyet Panyella, directora-gerente del Consorci del Patrimoni de Sitges, o Lourdes Sánchez Rodrigo, profesora de Filología Catalana de la Universidad de Granada.

Asimismo, se han desarrollado acciones renovadoras, como la actividad 'Remaking Mono y Mona', que se llevó a cabo en plena plaza de la Constitución, en la que grafiteros malagueños reinterpretaron uno de los carteles de Casas; o el Foro Joven con la presencia del ilustrador Mauro Entrialgo en torno a la marca Anís del Mono y que contó con más de 70 participantes.

A esto se suma la realización del curso monográfico, actividades educativas dirigidas a los más pequeños o la acción llevada a cabo en el espacio murosYredes bajo el título #loquecompartimos que ha contado con más de 230 participantes. Asimismo, el Museo ha elaborado un catálogo donde los especialistas en arte y en la obra de Casas y Rusiñol pueden profundizar en estos pintores.

Consulta aquí más noticias de Málaga.