La Conselleria de Cultura ha firmado este viernes un convenio con el Consell Comarcal de les Garrigues y el Ayuntamiento del Cogul para gestionar de manera conjunta el yacimiento de arte rupestre de la Roca de los Moros del Cogul (Lleida) con el objetivo de que pueda abrir los fines de semana y todos los días de agosto.

El Departamento de Cultura mantendrá la Roca de los Moros y el centro de acogida anexo abiertos a la visita pública durante todos los fines de semana del año y durante el mes de agosto, poniendo los recursos humanos y técnicos necesarios para su apertura.

La Conselleria se ha comprometido a través de la Agencia Catalana del Patrimonio Cultural, a implementar proyectos pedagógicos específicos en torno al conjunto rupestre, en el marco de su programa de acción cultural y educativa.

El director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio de la Conselleria de Cultura, Joan Pluma, ha explicado a Europa Press que la voluntad de la Generalitat es que el yacimiento pueda abrir de manera regular antes del verano —en los dos últimos años ha abierto con visitas concertadas y guías voluntarios—.

El Ayuntamiento del Cogul, propietario del entorno de la Roca de los Moros, velará por la seguridad y el mantenimiento de los bienes patrimoniales, así como para la redacción del proyecto y la ejecución de la obra de conexión en la red eléctrica desde el núcleo urbano del Cogul hasta el centro de acogida y dar servicio a todo el equipamiento.

El conjunto rupestre de la Roca de los Moros del Cogul, formado por 42 figuras pintadas y 260 elementos grabados sobre la roca, está considerado uno de los yacimientos de arte rupestre más importantes y conocidos de la península ibérica, y el conjunto rupestre más significativo de Catalunya.

Propiedad de la Generalitat, fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional, y también ha sido declarado Patrimonio Mundial para la UNESCO el año 1998.

Se trata de una cavidad que utilizó al hombre durante unos 5.000 años. Como testigo de este uso, actualmente se pueden ver diferentes grabados y pinturas, entre los cuales destaca una escena que a menudo se ha interpretado como la representación de un baile fálico o de fertilidad.

Las excavaciones llevadas a cabo al yacimiento permiten afirmar que la cavidad fue utilizada exclusivamente como lugar de culto.

Consulta aquí más noticias de Lleida.