La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha apostado por "respetar el trabajo, el talento, la formación y la capacidad" de miles de mujeres que en estos momentos "están sufriendo dificultades" en el mercado laboral. Díaz ha realizado estas afirmaciones durante la entrega en Sevilla de los Premios Meridiana 2015, que reconocen a personas, colectivos, entidades e instituciones que han contribuido y destacado en la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres

Durante su intervención en esta entrega de premios, que concede el Instituto Andaluz de la Mujer y que se enmarca dentro de las actividades que organiza la Junta para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, Díaz ha señalado que "la crisis ha abierto la brecha de la desigualdad, especialmente entre hombres y mujeres", que se plasma en la "feminización de la pobreza", en las diferencias salariales entre sexos y en las dificultades para la conciliación.

"La igualdad no es el destino, es el camino, y se han dado muchos pasos atrás en estos siete años de crisis y sobre todo en los últimos tres años", ha evidenciado la presidenta de la Junta.

A juicio de la presidenta, es el momento de "reflexionar, porque si lo peor de la crisis ha pasado hay que empezar a devolver derechos y libertades y a volver a unir a hombres y mujeres en la lucha por la igualdad y conseguir que Andalucía crezca mucho, bien y apostando por la igualdad". "Tenemos que apostar por la igualdad de oportunidades", ha dicho la presidenta, que ha denunciado que una de cada tres mujeres trabajadoras cobren por debajo del salario mínimo.

Por parte del Gobierno andaluz, ha señalado que "se está trabajando con agentes sociales, sindicatos, patronal, con la asociación de mujeres empresarias para concienciar a las empresas que tienen responsabilidad social, porque hay muchos empresarios que quieren crear empleo y hacerlo bien, de que haya igualdad salarial entre hombres y mujeres".

Susana Díaz, que ha reconocido como un "honor" estar en esta entrega de premios, asegura que la lucha "hay que mantenerla no solo el 8 de marzo sino todos los días del año". Además, señala que como la primera y única presidenta de la Junta esa batalla "la tiene que dar todos los días del año y todas las horas del día", porque "han sido miles de mujeres que antes que yo de manera invisible han trabajado por la igualdad de oportunidades, lo que ha permitido que hoy se un mujer la presidenta de todos los andaluces", manifiesta.

Díaz ha agradecido la labor de esas mujeres "invisibles" que "han entendido siempre que la raíz de la igualdad está en la educación". "La educación no es solo aprender a leer y a escribir, sino moldear a las personas para que sean críticos, educadas en valores, en el respeto al prójimo, que entienda que su libertad acaba donde empieza la libertad de la otra persona".

"hay que hacer un esfuerzo inmenso en la educación"

"Es ahí en la educación donde tenemos que hacer un esfuerzo inmenso", incide la presidenta, quien recuerda como en los últimos años de la dictadura cuando se le preguntaba a las mujeres jornaleras si querían que sus hijos estudiaran, "la mayoría decía que sí, sobre todos sus hijas", porque "sabían que en la educación estaba el motor y la transformación de sus vidas".

Por tanto, "nosotros tenemos que seguir reivindicando el papel de la educación para la ciudadanía, de la educación en valores, de la educación de andaluces que hagan de tierra justa, solidaria e igualitaria", afirma Díaz, toda vez que apuesta por "sacarle todo el partido posible" para que las generaciones que "vienen detrás no tengan que levantar la voz como hacen miles de colectivos para que no nos tapemos los oídos cuando escuchamos gritos en el tabique de al lado".

"Hay que entender que cuando se ataca con violencia a nuestra mujeres, nuestra hijas, nietas, hermanas, vecinas, se ataca a nuestra sociedad", porque "no hay que pensar que se trata de un problema íntimo" y "no hay que permitir que en una crisis se toquen los recursos que permiten dar seguridad a las mujeres cuando en esos momentos se pone en peligro su vida y la de sus hijos".

"En la batalla de los recursos públicos no podemos ceder ni un milímetro", y este Gobierno "no lo va a hacer", afirma Díaz, que añade que tampoco "se pueden cerrar los ojos a que el sufrimiento no solo acaba en la seguridad personal". En este sentido, se pregunta "qué sienten esas mujeres cuando ven que quienes las han maltratado siguen teniendo derechos sobre sus hijos y siguen teniendo reconocido la asistencia a sus hijos".

Díaz dice que hay que saber que se trata "de una batalla colectiva" y todo lo que tiene un Gobierno "tiene que ponerse al servicio de la igualdad". En este sentido, manifiesta que la historia de Andalucía "es la historia de la igualdad", porque "hemos querido ser iguales entre nosotros, iguales que otros territorios de España e iguales ante un futuro que íbamos a construir con nuestro trabajo y esfuerzo".

Del mismo modo, Díaz se ha referido a reforma local, de la que dice "no puede ser una excusa para cerrar los centro de información a la mujer que han dado igualdad de oportunidades a miles de mujeres en las zonas rurales, pudiendo acceder a la información, a la formación, a la prevención frente a la violencia, y a la igualdad de recursos".

"Tenemos un camino inmenso por delante, que tenemos que pelear con firmeza, porque Andalucía será la Andalucía que queremos cuando sea una tierra justa y en igualdad", concluye.

PREMIADOS

En el acto, se ha otorgado dos reconocimientos especiales del jurado, a título póstumo a Concha Caballero, destacada dirigente de Izquierda Unida y primera mujer que ocupó la portavocía de un grupo parlamentario en el Parlamento de Andalucía, y a la investigadora y científica sevillana Adela Muñoz. Además, se ha otorgado un Premio de Honor a la gaditana Anne Hidalgo, primera alcaldesa de la historia de París.

En la modalidad de 'Iniciativas en los medios de comunicación o publicitarios', se ha concedido el premio a la jiennense Pilar Aguilar, investigadora, ensayista y crítica de cine. En el apartado de 'Iniciativas contra la exclusión social o de cooperación al desarrollo', a Fermina Puertas, trabajadora social granadina que ha destacado por su importante intervención en el desarrollo por parte de la Junta de programas de atención a familias en desventajas sociales.

En 'Iniciativas empresariales o tecnológicas' se ha reconocido el trabajo de la empresa granadina Huerto Alegre, Sociedad Cooperativa Andaluza, una granja escuela que se ha caracterizado por un modelo de gestión basado en la igualdad y la responsabilidad social. También ha sido premiada la asociación de mujeres agricultoras, ganaderas y rurales Ceres Almería, que trabaja desde sus inicios en la búsqueda de soluciones a los problemas de género en el mundo rural.

En la modalidad de 'Iniciativas de producción artística, cultural o deportiva' se ha otorgado el premio a la onubense Gema Otero, experta en género y autora del cuento coeducativo SuperLola. Por su parte, el premio a las 'Iniciativas contra la violencia de género' ha sido concedido a María Jesús Cala Carrillo, delegada del Rector de la Universidad de Sevilla para la Igualdad, y a la abogada sevillana Amparo Díaz, que impulsó en 2010 el Turno de Oficio contra la Trata y la Explotación Sexual, único en España, y que actualmente coordina.

Por último, en la categoría de 'Iniciativas que promueven el desarrollo de valores en defensa de la igualdad entre las personas o empresas jóvenes', el IAM premia a María Ángeles Soler, impulsora del asociacionismo de mujeres en Sevilla y Andalucía, y otro 'Los Buenos Tratos', de la asociación malagueña Al Sur.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.