El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, y el director general de Abertis, Antoni Español, han presentado este viernes el proyecto de prolongación de la autopista C-32 hasta Lloret de Mar (Girona), que se empezará a ejecutar en septiembre con una inversión de 71 millones de euros, financiada íntegramente la compañía concesionaria.

Según ha informado en un comunicado la Generalitat, el nuevo trazado tendrá una longitud de 7,6 kilómetros y conectará la nueva carretera con el sur de Lloret, terminará en la C-63 que une Vidreres y Lloret, y permitirá descongestionar la carretera GI-682 que enlaza con Blanes y en la que circulan más de 20.00 vehículos diarios, aumentando la cifra en los meses de verano.

La nueva carretera, que será gratuita y se podrá circular a una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora, se construirá con una sección de tres carriles —2+1— separados por una valla para evitar choques frontales, un sistema de separación pionero en España y utilizado desde hace años en otros países como Francia, Suecia e Irlanda.

La infraestructura, que está proyectada para ser desdoblada en el futuro si es necesario, contará con dos carriles en los tramos en los que haya subida, mientras que en un túnel que se contruirá habrá dos carriles en cada sentido de la marcha.

Está previsto que el proyecto se licite antes del verano, que las obras empiecen en septiembre y duren dos años.

Consulta aquí más noticias de Girona.