La cifra de mujeres que ha decidido congelar sus óvulos, con el fin de retrasar el momento de su maternidad, ha incrementado más de un 20 por ciento en el último año, según el Centro Médico de Reproducción Asistida de Valencia (CREA).

En muchos casos, estas mujeres se encuentran en el momento álgido de su vida profesional y optan por priorizar ésta, sin que se vea menoscabada por el periodo de gestación y posterior baja por maternidad, dejando en un segundo plano, y para un futuro, la opción de ser madres.

La edad media de las mujeres que optan por congelar sus óvulos se sitúa en torno a los 34 años, edad todavía fértil en la mujer y que con frecuencia coincide con una mayor exigencia en su vida laboral.

Más del 85 por ciento de las mujeres que han congelado sus óvulos recurren, años después, a ellos para conseguir el embarazo, según Crea que ha recordado que la legislación española no pone límites en torno a la edad que la mujer puede recurrir a sus óvulos para quedarse embarazada.

Precisamente España es uno de los países europeos que, dada lo avanzada de su legislación y la alta cualificación de las técnicas de reproducción asistida, se sitúa no sólo en cabeza en cuanto a congelación de óvulos por parte de las mujeres que desean postergar el embarazo sino que además es receptora de la congelación de óvulos de mujeres extranjeras que acuden España, para que se les aplique esta técnica dados los límites de la legislación en sus países de origen.

Antes de los 35

La codirectora de Crea, Carmen Calatayud, ha incidido en que "es muy importante tener en cuenta que la fertilidad de la mujer se reduce con el paso del tiempo ya que sus óvulos envejecen y hay más dificultades tanto para que se consiga el embarazo como que el niño nazca sano, pues la edad altera el proceso de maduración de los óvulos y pueden producirse fallos reproductivos". Es por ello también por lo que se aconseja la congelación de los óvulos antes de los 35 años, "aunque esto no es algo estricto sino que depende de la reserva ovárica de cada caso".

A la mujer que desea criopreservar sus óvulos se le realizan pruebas hormonales, ecografías, citologías para estudiar su reserva ovárica y descartar cualquier problema reproductivo.

Cuando se aproxima su ciclo menstrual se le realiza un tratamiento de estimulación ovárica que se controla con ecografías para observar como crece el folículo del ovario y determinar cuando es el momento más adecuado para obtener los óvulos. La aspiración de los éstos se realiza vía vaginal en un proceso sencillo bajo sedación controlada. Posteriormente los óvulos son vitrificados y mantenidos a -196ºC hasta que la mujer decida hacer uso de ellos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.