Aguirre saluda desde Génova.
Aguirre saluda desde Génova. (Foto: EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado el triunfo de su partido en las elecciones autonómicas celebradas este domingo y, tras agradecer el apoyo mayoritario de los madrileños, ha prometido gobernar "para todos y con todos".
Ha prometido gobernar "para todos y con todos"

Aguirre, quien salió al balcón de la sede nacional del PP, en la madrileña calle Génova, a las 22:50, señaló que para su partido "esta victoria es un aliciente para seguir trabajando por Madrid y los madrileños, para seguir progresando y avanzando" con la creación de más "empleo, bienestar y prosperidad para todos".

Aclamada por centenares de simpatizantes con gritos de "presidenta, presidenta", atribuyó el triunfo electoral "al empuje de los madrileños, a sus ganas de trabajar y al trabajo hecho estos cuatro años".

Ventaja duplicada

El PP duplicó su ventaja respecto al PSOE en las elecciones autonómicas madrileñas y obtuvo una victoria histórica en el Ayuntamiento de la capital, un doble triunfo que la presidenta Esperanza Aguirre y el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón interpretan como anticipo de las elecciones generales.

El PP amplió de 12 a 25 escaños su ventaja sobre el PSOE en la Asamblea de Madrid, al pasar de 57 a 67 diputados autonómicos mientras el número de parlamentarios socialistas descendía de 45 a 42, al tiempo que IU avanzaba ligeramente, de nueve a once escaños.

En la capital, Alberto Ruiz-Gallardón seguirá siendo alcalde de Madrid hasta 2011, tras obtener en las municipales la mayoría más abultada registrada en la capital desde 1979, frente a un candidato socialista, Miguel Sebastián, que anunció que seguirá en el Ayuntamiento a pesar de la derrota.

En las elecciones municipales celebradas hoy en Madrid, en las que participó el 65,89 por ciento de los electores, el PP obtuvo el 55,54 por ciento de los votos y 34 de los 57 concejales en juego, frente a 18 del PSOE, que recibió el apoyo del 30,88 por ciento de los votantes, y 5 de IU, al que respaldaron el 8,68 por ciento de los madrileños.

En un contexto de euforia generalizada, Aguirre compareció en la sede del Partido Popular pasada la medianoche para felicitar a los madrileños "porque han convertido al PP en el primer partido de España", con 150.000 votos de diferencia sobre el PSOE.

La presidenta de la Comunidad aseguró que este triunfo representa "un mensaje para Rodríguez Zapatero de que no puede continuar por el camino que ha seguido estos años" y supone una demostración de que la actuación del Gobierno socialista "ha sido verdaderamente injusta" con los madrileños en los últimos tres años, en los que "no ha hecho ninguna inversión en obras públicas" en la región.

Lo único que ha "empañado la fiesta electoral de hoy" es que "los etarras se van a volver a sentar en algunos ayuntamientos", así como "las condiciones en que han votado algunos líderes políticos en el País Vasco", recalcó Aguirre.

La jefa del Ejecutivo regional destacó asimismo que en la historia de la Comunidad de Madrid nunca antes un partido había logrado un apoyo tan mayoritario y subrayó que los nueve escaños más con que cuenta la Asamblea regional para la próxima legislatura han ido a parar todos al PP.

La responsabilidad de la abultada derrota del PSM-PSOE fue asumida personalmente por el secretario general del partido y candidato socialista a la presidencia de la Comunidad, Rafael Simancas, quien pidió perdón por "no haber sabido, no haber podido dirigir este barco mejor y llevarlo al triunfo electoral y a un Gobierno de progreso".

Lo siento, lo siento profundamente, lo siento de veras

"Lo siento, lo siento profundamente, lo siento de veras", les dijo Simancas con semblante triste a los 200 militantes y simpatizantes congregados en la sala de columnas del Círculo de bellas Artes, que le recibieron a él y al candidato a la alcaldía de la capital, Miguel Sebastián, con un prolongado y caluroso aplauso.

El secretario general de los socialistas madrileños, visiblemente afectado, afirmó: "los socialistas sabemos ganar y sabemos perder; sabemos trabajar duro en una campaña, pelear en buena lid y respetar y acatar la decisión democrática de los ciudadanos".

Pese a la amplitud de la derrota de la izquierda, la candidata de IU, Inés Sabanés, valoró el aumento de la presencia de Izquierda Unida en el Parlamento regional y transmitió "un mensaje optimista", porque los resultados "permiten serlo" y han avalado en su opinión el "intenso trabajo" desarrollado por esta fuerza política.

IU "se consolida y crece, tanto en el Ayuntamiento (de la capital) como en la Comunidad", añadió Sabanés, quien se comprometió "a seguir trabajando de forma continua e intensa desde mañana mismo para romper la hegemonía del PP" en la región y hacer que "las políticas se defiendan de otra manera".