Otra vez la violencia ha marcado la jornada del domingo en Irak. La Policía iraquí ha informado del hallazgo de 42 personas asesinadas a tiros, que se une a la noticia de tres muertos y 16 heridos registrados este domingo en diversos puntos del país.

Jornada loca

Los dos primeros fallecidos son dos campesinos que perdieron la vida, con otros nueve que resultaron heridos, en una emboscada tendida por un grupo armado en la zona de Nahrauan, en las afueras del sureste de la capital. En la misma jornada un civil resultó muerto y otros cuatro heridos, en enfrentamientos entre tropas estadounidenses y supuestos rebeldes en el área de Al Fadl, en el centro de Bagdad.

La mayoría de los cuerpos encontrados pertenecen a jóvenes de entre 20 y 25 años de edad.
Asimismo otros tres policías resultaron heridos por el estallido de una artefacto al paso de la patrulla en que se trasladaban, en el barrio de Al Azemiya, en el este de la capital.

Hallazgo macabro

Por otra parte, la Policía halló un total de 22 cadáveres de personas asesinadas a tiros en diferentes lugares de Bagdad, según indicaron fuentes policiales. La mayoría de esos cuerpos pertenecen a jóvenes de entre 20 y 25 años de edad.

Los cuerpos, que estaban maniatados y con los ojos vendados, no tenían documentos de identificación, por lo que fueron enviados al principal depósito de cadáveres de Bagdad para ser identificados por sus familiares.

Estos hallazgos se suman a los otros 20 encontrados esta mañana por la policía en la capital iraquí en similares circunstancias.