La policía de tráfico ucraniana mantiene bloqueados a unos 3.500 soldados y reservistas del ministerio del Interior que se dirigían a Kiev este sábado, movilizados por orden del presidente, Víctor Yúschenko.

Los efectivos debían garantizar el orden público en la capital y custodiar las sedes de la Fiscalía General y el Tribunal Constitucional, pero no han podido continuar, declaró Nikolái Mishakin, subcomandante en jefe de las tropas de Interior, según informó la agencia UNIAN.

La tensión es latente, e incluso se ha producido un enfrentamiento entre los policías y los reservistas, según el canal 5 de la televisión ucraniana.

Antecedentes

Yúschenko había ordenado la víspera a Alexandr Kijtenko, comandante en jefe de las tropas de Interior, que garantizara la seguridad de los edificios públicos en medio del enfrentamiento entre Yúschenko con el primer ministro, Víctor Yanukóvich, y el Parlamento.

Se ha producido un enfrentamiento entre policías y reservistas.

La nota, que cifró en miles los efectivos movilizados en varias regiones ucranianas, señala que la decisión fue tomada por el comandante en jefe de las tropas de Interior, el general Alexandr Kijtenko, según informó la agencia ucraniana UNIAN.

Contradicciones

La decisión de las movilizaciones fue tomada por el comandante en jefe de las tropas de interior
Esta decisión contradecía las órdenes impartidas por el titular de la cartera, Vasili Tsushkó, que se negó este viernes pasado a acatar el decreto presidencial por el que Yúschenko tomaba el mando directo de las tropas del Interior, añade el comunicado oficial.

El Partido de las Regiones, que encabeza el primer ministro, Víctor Yanukóvich, denunció también que 600 efectivos del Interior en la región oriental de Donetsk habían sido movilizados con destino a Kiev para cumplir misiones especiales.

Decreto criminal
Esta formación política lidera la coalición mayoritaria en el Parlamento y tachó de "decreto criminal" la movilización de las tropas.

La Rada Suprema (Legislativo) adoptó el viernes también una disposición legal por la que revocaba los decretos de Yúschenko, mientras el Gobierno ordenó a Tsushkó que impidiera la movilización de las tropas sin su consentimiento.

El partido dirigido por Yanukóvich, que lidera la coalición mayoritaria en el Parlamento, tachó de "decreto criminal" la movilización de las tropas.
Las tropas de Interior son leales a Yúschenko y están dispuestas a cumplir cualquier orden del jefe del Estado, incluido operaciones antiterroristas, "para garantizar la tranquilidad, el orden y la concordia en Kiev", aseguró Víctor Bóndar, portavoz adjunto de la Presidencia.

Rechazo a la fuerza
Al tiempo que asumía el control directo de todos los efectivos de las estructuras de fuerza ucranianas, Yúschenko ha descartado una "solución de fuerza" para la grave crisis en la que está sumido el país desde principios de abril.

Horas antes, la Presidencia ucraniana había asegurado que el presidente han proseguido las consultas con el primer ministro y otros dirigentes políticos con el fin de encontrar una salida a la crisis política.

Las tropas de Interior son leales a Yúschenko y están dispuestas a cumplir cualquier orden del jefe del Estado.
Una primera reunión concluyó sin resultados aparentes, por lo que acordaron volver a reunirse a las 16:00 en el mismo escenario, la secretaría de la Presidencia, aseguró Denís Ivanescku, portavoz de Yanukóvich, según informó la agencia UNIAN.

La líder de la oposición, Yulia Timoshenko, afirmó que en la reunión se abordó la fecha de las elecciones parlamentarias anticipadas, lo único que, según los analistas, permitiría encontrar una salida negociada a la actual crisis.

La actual crisis política estalló el pasado 2 de abril cuando Yúschenko disolvió el Legislativo y convocó comicios anticipados, decreto contra el que se rebelaron tanto el Gobierno como la Rada.