Elena Anaya
Foto de archivo de Elena Anaya. GTRES

Este año la presencia de españoles en la gala de los Oscar ha sido muy escasa. Frente a otros años, que España ha brillado en Hollywood gracias al trabajo de actores como Penélope Cruz y Javier Bardem, ganadores de la estatuilla, en esta edición solo dos actrices patrias pasearon por la alfombra roja.

En realidad solo estaba previsto que asistiera una de ellas: la catalana Anna Allen, más conocida como Marta, la novia de Toni Alcántara en la serie Cuéntame cómo pasó.

Anna ya debutó en la alfombra roja de los Oscar el año pasado, y cuenta en Estados Unidos con el mismo publicista que otras estrellas como Ben Aflleck, Bon Jovi o Justin Timberlake.


En cuanto a Elena Anaya, no estaba prevista su asistencia pero 10 horas antes de la gala "su buen amigo" Michel Barker, copresidente de Sony Pictures Classics, la invitó por sorpresa como acompañante.


También hubiera sido una buena oportunidad para que Antonio Banderas hubiera asistido, ya que Dakota Johnson, hija de Melanie Griffith y casi una hija adoptiva para él también, contó con un gran protagonismo gracias a su película Cincuenta sombras de Grey. No obstante el actor, que también cuenta con una importante carrera al otro lado del Atlántico, prefirió ausentarse.

Hubo ausencia también de otras españolas habituales en la alfombra roja, como Paz Vega o Elsa Pataky, cuyo marido, Chris Hemsworth, vive un gran momento profesional, pero parece que sus compromisos les mantuvieron lejos de la gala.

Mención aparte merece el montaje de Sonia Monroy, que causó un gran revuelo en las redes con su vestido de bandera de España y su presunta expulsión de la alfombra roja, que resultó ser falso.