La fuerte tormenta que azotó parte de la Península sigue causando estragos. Además de los vecinos que se vieron afectados en las provincias de Toledo y Albacete, la tormenta interrumpió el servicio de siete trenes que conectan Madrid con Jaén, Almería, Murcia y la Comunidad Valenciana. A última hora de la tarde de ayer continuaba sin servicio el tren entre las localidades de Villasequilla y Tembleque, en Toledo. Los viajeros que partían de Madrid en AVE llegaban hasta Córdoba y desde allí se dirigían a Almería por carretera. Renfe tuvo que diseñar un plan alternativo de transporte para dar servicio a los viajeros. En total, 13 trenes de la ruta de Andalucía se vieron afectados. Por culpa de las tormentas hubo que desalojar en la madrugada de ayer diez trenes que se quedaron bloqueados en Castilla-La Mancha.