El año pasado 141.817 matrimonios pusieron punto y final a su relación mediante el divorcio. Esta cifra, aportada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), supone un aumento del 51% respecto a los divorcios de 2005.

En un informe publicado ayer, el Instituto de Política Familiar (IPF) recuerda que en los últimos cinco años el número de divorcios se ha disparado un 277% (414.366). El IPF es una entidad privada dedicada a la defensa de la institución familiar que se define como independiente de poderes públicos, partidos u organizaciones religiosas.

Es un porcentaje significativo, ya que supera al registrado entre 1981, cuando se legalizó el divorcio, y el año 2005. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en ese intervalo el aumento de divorcios fue del 247%.

Con 3,3 divorcios por cada 1.000 habitantes, nuestro país se sitúa hoy un 38% por encima de la media de la Europa de los 15 y es el único Estado que supera la tasa del tres. El índice de divorcios más bajo de este grupo es el de Italia, con un 0,79 por cada 1.000 habitantes. Sin embargo, la avalancha de rupturas no se para aquí, según el IPF, ya que al sumar las separaciones a los divorcios tenemos que 155.475 parejas pusieron fin a su relación en 2006, un 52% más que en el año 2000.

El papel decisivo del ‘exprés’

El presidente del IPF, Eduardo Hertfleder, recalca la importancia que tuvo en el aumento de rupturas la reforma de 2005 de la Ley del Divorcio. La reforma del ‘divorcio exprés’ agilizó la tramitación del procedimiento y facultó al juez para dar la custodia compartida de los hijos sin necesidad de acuerdo entre los padres.

Tiempos y lugares

Cuestión de minutos: Cada 3,7 minutos se registró un divorcio en nuestro país el año pasado, según datos del IPF, que además asegura que por cada cuatro matrimonios que se materializan se rompen otros tres.

Cualitativo: Las comunidades con mayores tasas de divorcios en 2005 fueron Canarias (4,35), Baleares (4,10)  y Cataluña (3,78), frente a Extremadura (2,06), Castilla-La Mancha (2,15) y Castilla y León (2,22).

Cuantitativo: A la hora de analizar los números en bruto, las comunidades con mayor número de divorcios en 2005 fueron Cataluña (26.991), Andalucía (25.066), Madrid (18.870) y la de Valencia (17.416). Estas cuatro comunidades concentraron el 63% del total nacional de divorcios. Las comunidades con menos rupturas fueron Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y el País Vasco.