Se llama Ainan Celeste Cawley y a sus 7 años ya ha logrado aprobar un examen de Química pensado para un nivel preuniversitario, es decir, para jóvenes con al menos 16 años; se toma a Ainan como el único niño prodigio químico del mundo, y la historia de su corta vida es la historia de unos logros sorprendentemente precoces.

Pronunciaba palabras con apenas dos semanas
Pronunciaba algunas palabras a las dos semanas de vida, gateaba a los cuatro meses, caminaba a los seis y corría a los ocho, según aseguran sus padres en su blog; tamaño prodigio, hijo de un licenciado en Física por la Universidad de Cambridge y una artista ambidiestra, obtuvo el nivel 'O' en Química por el London Edexcel Board.

Leía libros de Química que luego comentaba

Cuentan que, cuando era pequeño, Ainan buscaba libros de ciencias en la biblioteca de la casa, mostrando preferencia por textos difíciles con complicadas ilustraciones sobre temas científicos, que luego comentaba; con tres o cuatro años estaba interesado en las formas híperdimensionales y dibujaba sus sombras en dos dimensiones a manera de juego intelectual.

Este interés hacia las estructuras abstractas se desarrolló posteriormente en un interés por las estructuras de las moléculas a medida que fue descubriendo la Química en internet; de hecho, según sus padres, a través de la navegación por la Red se educó a sí mismo en la ciencia.